En directo
    Sociedad
    URL corto
    0 01
    Síguenos en

    Una de las mayores empresas publicitarias de Japón, Dentsu, tomó la decisión de apagar las luces en sus edificios a las 10 de la noche para que los empleados no se quedaran en las oficinas hasta tarde.

    Esta medida fue impulsada por el suicidio de una empleada de 24 años que solía trabajar horas extras. No obstante, no fue el único caso —las muertes por estrés laboral o exceso de trabajo —o karoshi— se consideran un fenómeno bastante frecuente en el país asiático—.

    La directora del Instituto de Psicología Práctica de la Escuela Superior de Economía de Rusia, Gulya Bazárova, comentó a Sputnik su visión sobre los problemas relacionados con la adicción al trabajo en el país eslavo.

    Según apuntó la experta, la adicción al trabajo provoca un fenómeno conocido como el agotamiento emocional, el cual va experimentado algunos cambios en Rusia. Después de la disolución de la URSS y la abertura del mercado, los rusos empezaron a trabajar mucho para poder permitirse todas las cosas que les habían sido inaccesibles antes.

    No obstante, agregó, este tipo de adicción al trabajo no representa un gran peligro, pues las personas son capaces de bajar la velocidad de su actividad laboral tras obtener lo deseado.

    "Recientemente ha aparecido un nuevo tipo de adicción al trabajo impulsado por el concepto de 'gestión empresarial de alta calidad'. Uno se da cuenta de que es posible trabajar más y lo hace casi 24 horas diarias", sostuvo Bazárova.

    La experta considera que la joven japonesa se había tirado por la ventana a causa de la "falta del sentido en su vida", un diagnóstico de todos aquellos que se dedican por completo a la realización profesional, sobre todo si tienen un trabajo rutinario y altamente exigente.

    Bazárova expresó que la mayoría de los empleados se sienten limitados por las condiciones de sus contratos. Por lo tanto, a cierta edad las personas empiezan a preguntarse —¿para qué estoy trabajando tanto?— , y al no encontrar la respuesta adecuada, se someten a una crisis profesional profunda que se agrava con la crisis de la mediana edad.

    "Los trabajadores autónomos, por su parte, invierten en su propiedad, y es importante preservarla para los herederos. Esa motivación va más allá de la muerte de persona, por eso para los empresarios es más fácil aguantar la presión de trabajo", detalló la especialista.

    No obstante, en la actualidad los empleadores proporcionan diferentes tipos de ayuda a su personal, como la solución de problemas domésticos y personales que obstaculizan el proceso laboral.

    "Las empresas se dan cuenta de que todo depende de sus empleados, de sus ojos felices. La inversión en el capital humano y la actitud atenta y cuidadosa son las inversiones más confiables", concluyó Bazárova.

    Además:

    Amargo final de verano: España registra casi 300.000 despidos en un solo día
    Un francés demanda a su empleador por tener un “trabajo aburrido”
    Etiquetas:
    muerte, estrés, oficina, jornada laboral, trabajo, Japón, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik