Widgets Magazine
En directo
    Una trabajadora sexual

    Polémica: Trabajo sexual en América Latina

    © Flickr/ http://underclassrising.net/
    Sociedad
    URL corto
    0 31

    El trabajo sexual genera controversias dentro del propio movimiento de mujeres. Las que se dedican al oficio por elección aclaran que no todo involucra explotación y piden el reconocimiento de una categoría laboral propia para que puedan pagar impuestos y jubilarse.

    Además de derechos laborales, quieren tener voz. En ningún momento se pronunció la palabra "prostitución" en un diálogo entre una de ellas y Sputnik, durante la XIII Conferencia sobre la Mujer de América Latina y el Caribe promovida por Naciones Unidas.

    Entre centenares de expertas, activistas, autoridades del Gobierno y de organismos internacionales que se reúnen en Uruguay hasta el 28 de octubre, allí estaban, atentas, escuchando. Se autodefinen como "trabajadoras sexuales" y quieren que el Estado también las reconozca como tal.

    "Históricamente han sido otras las que han hablado por nosotras, las que han escrito artículos, libros y leyes por nosotras, las que han pensado políticas por nosotras. Pero nunca nos sentaron en las mesas de discusión", criticó Georgina Orellano, secretaria general de la Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina (Ammar). Con su mirada y voz firme, invita a reflexionar sobre el concepto de "la mujer objeto" y sobre la importancia de desvincular el trabajo sexual elegido de forma consciente de la trata, que obliga a mujeres a ejercerlo.

    Desde algunas corrientes de los movimientos de mujeres el trabajo sexual es vinculado a la explotación, mientras que en otras vertientes se considera que la práctica de vender sexo fomenta la 'cosificación' de la mujer. La polémica gira en torno a prohibir o a regular la profesión.

    "Todos los que salimos a trabajar somos objeto del sistema capitalista, estamos condicionados. Hay muchos otros trabajadores que están siendo cosificados en una parte de su cuerpo, que venden su fuerza de trabajo. El trabajo doméstico no es un trabajo que se elige. El problema de fondo es a qué parte del cuerpo una pone el precio y qué parte del cuerpo una está ofreciendo al mercado", consideró Orellano.

    Uruguay es el único país de América Latina que ha reglamentado el trabajo sexual, según Orellano. En el resto de la región una mirada social prohibicionista se traduce en un vacío legal en el que la práctica no está penalizada pero tampoco permitida. Para la activista, Alemania, Holanda y Nueva Zelanda también son referencias en el mundo.

    "La política prohibitiva y punitiva termina aumentando el proxenetismo y la explotación sobre el cuerpo de las mujeres", añadió en alusión a la tendencia de las autoridades y del propio movimiento de mujeres en preferir combatir el trabajo sexual.

    A su juicio, los estigmas que sufren se deben a que "hay mucho imaginario social sobre la trabajadora sexual" a la que le suelen ubicar "en el lugar de víctima o de una mujer incapaz de decidir sobre su propio cuerpo".

    Orellano criticó a las corrientes que defienden la legalización del aborto como un derecho de la mujer de decidir sobre su cuerpo cuando no validan "ese mismo derecho" en la decisión de trabajar con su cuerpo. "También ahí aparece un poco de tutelaje y paternalismo, queriendo imponer lo que debemos hacer con nuestro cuerpo", observó.

    Además:

    España es la nueva meca del turismo sexual europeo
    Mujeres contra la violencia: primer paro femenino en América Latina
    Cumbre de mujeres promoverá participación de género en proceso de paz de Colombia
    Girls of Paradise: prostitutas de otro mundo
    Etiquetas:
    explotación sexual, prostitutas, prostitución, derechos humanos, América Latina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik