En directo
    Sociedad
    URL corto
    0 40
    Síguenos en

    Uno de los juegos más populares del mundo y que más gusta a los niños se elevó a la condición de deporte hace unos días cuando la ciudad fantasma de Consonno en la región italiana de Lombaria, acogió a más 300 jugadores distribuidos en 64 equipos para intervenir en el Campeonato Mundial de Escondite.

    Esta es la séptima ocasión de ese tipo de competición en Italia con participación europea, pero el Comité Organizador decidió considerarla la edición cero al lograr asistencia internacional por primera vez y realizarse en un lugar con condiciones para un escondite perfecto.

    "El juego más extendido del mundo merecía un Campeonato Mundial" es el principio que defienden los iniciadores de esta competencia, promovida por campesinos y redactores de la revista CTRL Magazine.

    Ese entusiasta equipo tiene el mérito de poner a prueba la capacidad de escondite y sacar a la luz a una antigua y bella ciudad, ahora fantasmagórica atrapada por la maleza, el moho y la ruina.

    A la actividad, que se celebró por primera vez en 2010, acudieron solamente los equipos italianos en los primeros años.

    Pero en esta ocasión participaron unos 64 equipos y más de 320 jugadores de entre 25 y 40 años, entre ellos representantes de Francia, Suiza, Bélgica y EEUU.

    Las reglas del juego son sencillas. Se forman cuatro grupos, y una persona por cada grupo, se esconde mientras un equipo neutral de búsqueda cuenta 60 segundos. Los participantes tendrán 10 minutos para salir de su escondite y alcanzar la meta en medio del campo de juegos sin ser capturados.

    Fue valorado como Campeonato del Mundo porque nadie más lo hacía, en ningún otro rincón del planeta, pero se convirtió en mundial, de verdad, en 2015, cuando se solicitó al Comité Olímpico Japonés, que fuera deporte de exhibición en Tokio-2020, explican sus promotores.

    El argumento de Yasuo Hazaki, profesor universitario de Educación Física y principal impulsor de la propuesta, fue que en este juego "se necesita velocidad de carrera, equilibrio y capacidad de quedarse inmóvil durante largos minutos. El escondite es un deporte que requiere intuición y trabajo en equipo".

    "Es un deporte sin distinción de sexos: el hombre puede ser más veloz, pero la mujer es más pequeña y se esconde más fácilmente; tiene tradición en absolutamente todos los países del mundo y, además, es la enésima prueba de todo lo que los niños pueden enseñarnos. Esconderse es intrínseco al ser humano, los animales también juegan al escondite, es absolutamente instintivo, igual que correr, saltar", resaltó Giorgio Moratti, portavoz de la organización del Mundial.

    Para Moratti, el lado deportivo de este juego está también en que el equipo fijo de buscadores está formado por jugadores de rugby. "Son grandes, bien visibles, y vienen de un mundo tremendamente correcto y leal", precisó.

    Consonno, fantasía de un constructor milanés concebida con una gran opulencia, tenía salones de baile, casino, un castillo medieval, un lujoso hotel llamado Plaza y un centro comercial de arquitectura árabe entre otras muchas cosas.

    Pero aquella esplendorosa ciudad, que vio la luz en pleno boom económico de los 60, no duró ni 10 años. Pues en 1976, un corrimiento de tierras sepultó la única vía de acceso al lugar, el cual quedó incomunicado. Sus pobladores se fueron poco a poco  y dejaron la ciudad completamente abandonada, hasta que cobró vida con el Campeonato Mundial de Escondite.

    Además:

    Vídeo: Abuelas juegan a Pokémon Go por primera vez
    Cinco récords de Pokémon Go en su primer mes de vida
    Etiquetas:
    juegos, Consonno, Italia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook