Widgets Magazine
En directo
    Taza de café

    Hábitos que no son tan malos como parecen

    CC BY 2.0 / Mooganic / Morning = Coffee
    Sociedad
    URL corto
    2141

    Todos soñamos con un nuevo comienzo y hacemos grandes planes para vivir una vida sana y bien organizada pero nos cuesta vencer nuestros hábitos perjudiciales. ¿Has pensado alguna vez que algunas de nuestras costumbres nocivas pueden volverse bastantes útiles?

    El diario sueco Svenska Dagbladet recopiló una lista de hábitos anteriormente considerados 'malos' que, de hecho, son beneficiosos.

    Mucho café

    Durante muchas décadas el café gozó de una mala fama, pero pocas personas son capaces de empezar su rutina matutina sin tomarse una buena taza de esta bebida. Para todos los adictos al café, tenemos buenas noticias. La cafeína y los taninos —los componentes más escasos del café— se consideran beneficiosos para la salud.

    Según estudios recientes, el café es capaz de reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, derrames cerebrales, colelitiasis y la enfermedad de Parkinson. Además, disminuye la posibilidad de padecer diabetes, ralentiza el envejecimiento celular y aparición de cataratas.

    Telenovelas y videojuegos

    Hace décadas que escuchamos que los videojuegos y las telenovelas han dejado estúpidas a las generaciones jóvenes. No obstante, esta afirmación está muy alejada de la realidad.

    Unos estudios revelaron que las telenovelas pueden ser bastante educativas, debido a su variedad de géneros y las historias que nos cuentan.

    Los videojuegos, por su parte, favorecen varias funciones cognitivas del cerebro humano, tales como el razonamiento, la memoria y la capacidad de resolver problemas. Los llamados 'gamers' suelen consumir menos alcohol, nicotina y hasta droga que las personas poco interesadas en los videojuegos, según indican algunos investigadores.

    Además, pueden ser aprovechados de forma terapéutica para reducir los efectos negativos de experiencias traumáticas, estrés y depresión.

    Chocolate

    Todos sabemos que el exceso de chocolate no es cosa buena, pero pocos se dan cuenta de los numerosos beneficios de esta delicia para nuestra salud.

    El chocolate es rico en potasio, fósforo y magnesio, las vitaminas del complejo B, ácido fólico y los flavonoides. De esta manera, es capaz de mejorar la circulación sanguínea y prevenir ataques cardiacos y derrames, aporta energía a nuestros cuerpos y nos ayude a mantenernos concentrados además de combatir el estrés.

    Asimismo, el cacao —componente clave de chocolate— aumenta el rendimiento intelectual y hasta contribuye en evitar el deterioro mental de las personas mayores.

    No obstante, no podemos olvidar que hay que consumirlo con prudencia y elegir las presentaciones adecuadas.

    Saltarse la ducha

    En muchas culturas la necesidad de ducharse a diario es algo comúnmente aceptado como cierto. Sin embargo, varios estudios desenmascaran los beneficios de esas tomas de ducha diarias.

    Los científicos advierten sobre los daños en la piel que pueden producir duchas frecuentes. Nuestra piel contiene también bacterias buenas al cuerpo, y si evitamos ducharnos en vez en cuando, logramos conservarlas y así nos quedamos más protegidos de influencias externas.

    Además, reducimos la exposición a varias sustancias químicas agresivas que no solo resecan nuestra piel, sino también provocan la aparición de arrugas, grietas e irritación.

    Los pensamientos negativos

    Un smartphone
    © Foto : Pixabay / Unsplash
    El pesimismo y el mal humor suelen considerarse sentimientos negativos que debemos erradicar, pero esta afirmación puede resultar equivocada.

    Primeramente, el pesimismo puede conllevar agradables sorpresas casi a diario. Además, el desaliento es capaz de rebajar nuestras expectativas, por lo que no nos decepcionamos tan a menudo como nuestros compañeros más ilusionados.

    Los pensamientos negativos también nos hacen más rigurosos en nuestros pensamientos y menos propensos a estereotipar.

    Dormir la siesta

    Nuestra cultura dela eficacia desaprueba dormir después del almuerzo. Sin embargo, suele ser muy difícil resistir la tentación de bajar los párpados y dejarse llevar aun sea por unos minutos.

    De todos modos, un breve descanso sirve bien para recuperar la energía, aumenta el nivel de alerta, previene el agotamiento y mejora el aprendizaje y la memoria.

    Además:

    Tu ADN decide la adicción por el café
    'Fellatio Café': justo lo que necesitas para empezar el día
    Café y chocolate: ¿Cuál es el secreto de su sabor?
    Etiquetas:
    hábitos, costumbres, videojuegos, chocolate, café
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik