Widgets Magazine
En directo
    Experto de Agence France Presse realiza análisis de imágenes falsificadas

    Cazadores de farsantes: ¿Cómo no dejarse engañar en las redes?

    © AFP 2019 / FRANCK FIFE
    Sociedad
    URL corto
    160

    Con la aparición del internet, nuestras vidas han cambiado totalmente. Ya no es necesario ir a las bibliotecas para buscar la información necesaria, ni esperar meses para recibir una carta. Pero la facilidad y accesibilidad traen consigo también el engaño y la manipulación.

    Las redes sociales hoy día están llenas de frases célebres que nunca fueron pronunciadas, increíbles historias que nunca ocurrieron y fenómenos que parecen no estar sujetos a las leyes naturales. Para más autenticidad, los impostores acompañan sus notas con imágenes totalmente fuera de contexto.

    Esto puede ser inofensivo cuando se trate de leones más negros que el carbón, pero puede realmente cambiar su opinión sobre un fenómeno o situación política como, por ejemplo, el nivel de desabastecimiento en los mercados venezolanos.

    Afortunadamente, internet también nos da las herramientas necesarias para dejar en evidencia a esos embusteros. Sputnik te propone una serie de servicios y consejos para no dejarte manipular y descubrir si esa imagen sospechosa que has visto por ahí es un montaje o no te cuenta toda la verdad.

    ¿Cómo encontrar la imagen?

    Encontrar la fuente y el contexto original de la imagen no es una tarea muy difícil. Servicios como Google Images o TinEye nos permiten realizar una búsqueda inversa de la foto. Esto te permite encontrar el contexto en el que se publicó por primera vez. También sirve para descubrir si estamos ante una versión manipulada de la imagen original, siempre que esta no esté demasiado cambiada.

    Por ejemplo, cuando ocurre una catástrofe, Twitter suele ser el servicio más rápido en informarnos, incluso antes de revisar su veracidad. Tras la noticia del último sismo en Italia que mató a 281 personas, a la gente le dio por compartir la foto de una iglesia que se había venido abajo. La imagen resultó ser tomada cuatro años antes, durante los terremotos en Emilia-Romaña, pero ha vuelto a ser noticia haciéndose pasar por actual.

    Los metadatos de la foto

    Tanto las fotos como los vídeos que se toman con una cámara digital llevan asociados unos metadatos definidos por el estándar Exif —Exchangeable Image File Format, en inglés—. Estas incluyen todo tipo de información sobre la imagen, como la cámara utilizada, la fecha y la hora de la captura e incluso la geolocalización (en el caso de un smartphone o una cámara con GPS).

    Tanto el explorador de Windows como Finder en Mac permiten visualizar el Exif de las imágenes y los vídeos con un clic derecho sobre el ícono. En Windows hay que seleccionar 'Propiedades' y luego 'Detalles', y en MacOS 'Obtener información' y 'Más información'.

    Si prefieres hacerlo a través de la web, puedes utilizar Jeffrey's Exif Viewer para las imágenes, que te permite subir una foto desde el disco duro o introducir la URL de una foto que hayas visto en Internet.

    Para revisar los Exif de los vídeos en YouTube podemos usar la herramienta que nos ofrece Amnistía Internacional llamada YouTube DataViewer. De igual manera tendrás que introducir la URL led vídeo y la página te devolverá la fecha y la hora a la que fue subido, todas las miniaturas (thumbnails) asociadas al vídeo, así como las referencias y enlaces que este tenga en Twitter, Facebook y otras páginas.

    A modo de ejemplo podemos recordar el famoso vídeo de la toma por los rebeldes de la Plaza Verde —el centro de la capital Libia— durante la revuelta contra el régimen de Gadafi en 2011. Posteriormente se descubrió que las imágenes que recorrieron el mundo fueron filmadas en Qatar, para lo que se construyeron decoraciones especialmente.

    Estas accesibles herramientas y simples consejos te ayudarán a revelar el 95% de todos los engaños con los que está lleno el Internet. Si nada de lo anterior funciona, es hora de ponerse el sombrero de Sherlock Holmes y apuntarse en cursos de laboratorio para aprender a usar sofisticados instrumentos de análisis forense. Pero eso ya es otra historia…

    Además:

    La isla circular que se mueve sola, un mero engaño mediático
    Poklónskaya no logra acallar el rumor sobre sus aspiraciones de sustituir a Putin
    La mala salud de Hillary Clinton, ¿verdad o mentira?
    Etiquetas:
    fake, detector de mentiras, Internet, Twitter, YouTube, TinEye, Facebook, Google, Amnistía Internacional
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik