En directo
    Zona rural de Uruguay

    Macabra ejecución en Uruguay del líder alemán de una secta esotérica

    © Flickr/ ansilta grizas
    Sociedad
    URL corto
    32269103

    El asesinato del alemán Arno Wollensak, cuyo cuerpo fue encontrado en las costas uruguayas con las manos esposadas, los tobillos atados, una cinta plástica en la boca y una bolsa en la cabeza asegurada con un precinto, ha puesto en el centro de la escena la acción de una secta europea denunciada por abusos sexuales.

    Arno Wollensak era el gurú y guía espiritual de la secta Oasis de Luz (Lichtoase, en alemán). Este clan tiene orígenes europeos y llegó a contar con hasta 40 seguidores. Sus integrantes debían donar todas sus propiedades como requisito para ingresar. Además de Alemania, donde se originó, sus tentáculos se extendieron por Francia, Portugal y Bélgica.

    La joven Lea Saskia Laasner fue violentada sexualmente por Wollensak desde que tenía 13 años, cuando sus padres la metieron en la 'boca del lobo' por miedo al "apocalipsis inminente". Durante ocho años, Wollensak abusó de la joven, que se convirtió en "esclava sexual de la secta", según contó después la propia Lea Saskia Laasner en un libro, tras escapar de Belice, en Centroamérica, donde la secta se había mudado.

    Debido a la persecución policial, el gurú entró en Uruguay junto a su esposa en 2007 con un documento falso de identidad de Surinam.

    La mujer de Wollensak, Julie Ravel, que se hacía llamar 'Anita' y decía ser búlgara, permanece desaparecida desde que se halló el cadáver de su pareja, el controvertido cabecilla de la secta.

    ​El hecho sacó a la luz el tenebroso mundo de estas organizaciones clandestinas. "Se trataría del típico clan New Age [Nueva Era, creencia asentada en que las constelaciones producirían cambios en la humanidad] esotérico. Invocan la canalización de maestros ascendidos para trabajar el desarrollo del potencial humano. En la nueva era, el formato que más predomina en sectas tiene que ver más con el fenómeno de terapias alternativas que con grupos religiosos. En vez de invocar espíritus de muertos, lo hacen con extraterrestres o maestros ascendidos o entidades superiores", explicó a Sputnik Álvaro Farías Díaz, director del Servicio de Estudio y Asesoramiento en Sectas (SEAS) de Uruguay,  y miembro de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES). Dichas organizaciones son especialistas en el fenómeno sectario, grupos dogmáticos, abuso y violencia psicológica y pseudoterapias New Age.

    "En la cima de la estructura de poder de una secta hay una sola persona. Un predador económico o sexual, típicamente el fundador del grupo. Todas las decisiones pasan por esta figura", aseguró Farías, quien dirige el sitio Infosectas.com.

    Las sectas utilizan la manipulación psicológica o el lavado de cerebro para la captación y el reclutamiento de adeptos. Un 86% de las personas que se someten a experiencias pseudoterapéuticas se siente dañado, mientras que un 50% padece depresión, según explicó el experto. "Suele haber secuelas graves desde el punto de vista material y psicológico", agregó.

    "Es una práctica habitual en estos grupos que para ingresar haya que ceder todas las pertenencias al maestro. Buscan la explotación de las personas al servicio de la causa. En el caso de los grupos neopentecostales, la ofrenda y el diezmo son aportes exigidos a los fieles. Hay sectas para cada grupo socioeconómico. Las terapias alternativas New Age apuntan a todo el espectro socioeconómico de la población", aseguró el licenciado en psicología.

    Muchas de las sectas están vinculadas con el abuso sexual.

    "Lo que sucede con estos grupos es que se difuminan todos los límites. Se da lugar a la naturalización del abuso, el sometimiento, la manipulación. Es común que haya prácticas perversas vinculadas a prácticas sexuales, abuso sexual de menores. Los líderes de las sectas generalmente son personas perversas", concluyó Farías.

    Por sus vínculos con este tipo de grupos, los investigadores no descartan que el crimen del alemán haya sido un acto de venganza de alguno de sus seguidores.

    Etiquetas:
    Oasis de Luz, Álvaro Farías Díaz, Lea Saskia Laasner, Julie Ravel, Arno Wollensak, Uruguay
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik