Widgets Magazine
En directo
    Harén

    “No hay que idealizar al harén otomano”

    © Wikipedia/ Gustave Clarence Rodolphe Boulanger
    Sociedad
    URL corto
    0 172

    Las declaraciones de Emine Erdogan, la esposa del mandatario turco, Recep Tayyip Erdogan, sobre el papel “escolar” del harén para las mujeres distorsionan la realidad histórica, opina la historiadora turca, Ayse Hur.

    "Los objetos del arte pintan a las habitantes del harén como mujeres obsesionadas por el poder y los placeres. Al mismo tiempo, los harenes fueron escuelas para mujeres, un hogar donde se preparaban para la vida, recibían formación y se ocupaban de la beneficencia. Las madres de los sultanes se encargaban de todo esto", afirmó la primera dama turca.

    Las palabras de Emine Erdogan provocaron una controversia en Turquía. La declaración de la esposa del presidente de una República laica fue percibida como un intento de justificar la institucionalidad de las concubinas que fue una de las formas de esclavitud del Imperio Otomano. Ciertos medios locales incluso le tacharon de la "primera dama del harén".

    "Los altos funcionarios suelen comentar ciertas cosas sin darse cuenta de la realidad histórica. Por eso los historiadores tenemos que aclararlas, porque lo dicho por los funcionarios a veces se percibe como la verdad absoluta", afirma la historiadora turca, Ayse Hur.

    Mientras que las fuentes históricas sobre el funcionamiento de los harenes son escasas —fue un tema tabú en el Imperio Otomano en los siglos XV-XVII-, hay suficiente información para no calificar los harenes como una "escuela para mujeres", a pesar de que tampoco fueron "nidos de libertinaje", opina Hur.

    A base de las pocas notas hechas por viajeros —en su mayoría hombres-, es difícil obtener una imagen completa sobre el instituto de concubinas, lamenta la historiadora. Sin embargo, está claro que no hubo ninguna forma especializada y sistemática de formación para las concubinas. La mayoría de las mujeres no sabían escribir y solo aprendían como portarse bien ante el sultán, cuidar a los niños y tocar música.

    "El nivel de formación si superaba al nivel medio —en la periferia del Imperio otomano- de la época, pero no hay que romantizar demasiado el harén", advierte Ayse Hur.

    El harén fue una parte integral del sistema de esclavitud de los otomanos. Las salas del harén vieron muchos dramas humanos, y "sería incorrecto e injusto idealizar este instituto, obviando sus vínculos estrechos con la esclavitud", concluye la historiadora turca.

    Etiquetas:
    harenes, Ayse Hur, Emine Erdogan, Turquía
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik