En directo
    La Bestia (Archivo)

    La policía mexicana dispara contra un grupo de migrantes en Apizaco

    © AP Photo / Eduardo Verdugo
    Sociedad
    URL corto
    0 11

    Un ciudadano cubano denunció que la policía mexicana disparó contra un grupo de migrantes que se trasladaban a bordo de un tren cerca de la estación del tren en Apizaco, en el central estado de Tlaxcala, matando a uno de ellos e hiriendo a otro.

    “Veníamos sentados arriba del tren, cuando vimos a los policías que nos dispararon, mataron a un migrante y dejaron herido a otro”, dijo a Sputnik Nóvosti Ángel Alberto Pérez Almeida, de 44 años, actualmente refugiado en un albergue de la Iglesia católica.

    Pérez Almeida relató que el grupo de 15 migrantes fue atacado "el día 5 de octubre, como a las 5.30 de la tarde”, cerca de la estación del tren en Apizaco, ubicada a dos horas de Ciudad de México.

    “La policía nos detuvo y nos decía que, si queríamos, nos fuéramos; pero al final fuimos a la estación de policía y estuvimos hasta las cuatro de la mañana declarando que nos habían atacado”, prosigue Pérez Almeida.

    El ataque ocurrió en un lugar donde para el tren apodado La Bestia, que cruza desde la frontera con Guatemala hasta el altiplano mexicano central, “donde llega y hace cambios, cerca de un puente y unas fábricas en Apizaco”, según el testimonio.

    El migrante de origen caribeño, técnico especializado en refrigeración, llevaba más de un mes en el camino desde Honduras, por segunda vez, en busca de llegar hasta la frontera de EEUU.

    El sacerdote católico Elías Dávila Espinoza, responsable del Albergue la Sagrada Familia, confirma a Sputnik Nóvosti que fueron uniformados quienes dispararon a los migrantes, matando a un salvadoreño y dejando herido a un nicaragüense, quien se encuentra grave con una herida en un pulmón.

    “Llegaron 13 sobrevivientes al albergue, cansados y temerosos, se les tomaron sus testimonios; es el ataque más visible y reciente que ha habido cerca del albergue, y del cual tenemos testimonios, dijo el presbítero de 57 años.

    El migrante fallecido procedía de Honduras, Henry Mauricio, de 24 años; y el herido proviene de Nicaragua, Gustavo Alberto, de 31 años, quien se encuentra grave y hospitalizado.

    “En el impacto, no pudieron identificar si eran policías municipales, estatales o federales; pero eran uniformados de azul y blanco”, reafirma el sacerdote.

    Ahora las víctimas “esperan una visa humanitaria para poder proseguir su camino”, explica el sacerdote, quien en los últimos tres años ha trabajado en la pastoral social de apoyo a migrantes.

    En el último año, la política migratoria de México se ha endurecido en la región sur, con un operativo de tapón desde la frontera con Guatemala, en Chiapas, basado en la prohibición a abordar el tren de carga apodado La Bestia, lo cual ha desviado la migración a zonas más peligrosas.

    De acuerdo con el Servicio Jesuita a Migrantes de enero a agosto de 2015, basado en cifras oficiales, en los primeros ocho meses de agosto han sido deportados 99.900 migrantes, de ellos 43.973 sólo en Chiapas.

    “Salí el año pasado desde Honduras, me asaltaron en la frontera con México; y volví al camino el 17 de septiembre de este año, me volvieron a asaltar en Tierra Blanca, los policías del tren, nos quitaron todo el dinero, tuve que caminar hasta Tlaxcala”, cuenta Pérez Almeida.

    Otros dos migrantes procedentes de El Salvador relatan en el albergue, donde hay algunas decenas de migrantes más, que fueron atacados con machetes en otra zona entre Chiapas y Tabasco.

    “Hemos caminado semanas, unos 500 km, porque ya no nos dejan subir al tren, nos subimos por tramos cortos y caminamos a la intemperie” cuenta Ricardo Alemán, 43 años, procedente del departamento de Santa Ana, fronterizo con Guatemala.

    “Nos ha costado llegar a Tlaxcala –estado ubicado en el altiplano central de México–, en el camino hemos sufrido varios intentos de asalto; una vez nos persiguieron uno delincuentes con machetes, quedó uno herido, los (agentes) de Migración nos tienen acorralados en Chiapas, cuesta llegar hasta aquí”, dice el salvadoreño, cocinero de profesión.

    Su compañero de ruta, Osmaro Barahona, de 31 ha caminado desde Tapachula “ya no nos dejan subir al tren, ya no es seguro, la Migra tiene un operativo, es mejor caminar”.

    Sin embargo, el peligro ya no es caer del tren y ser arrollado o mutilado, porque los ataques de la delincuencia han aumentado.

    “El camino está más peligroso, los asaltantes saben que debemos pasar caminando por donde ellos nos esperan”, dice Barahona.

    “Tenemos los pies ampollados y rajados, veníamos 14 caminando, en ese trayecto algunos no pueden caminar más; y se quedan en los albergues de Arriaga y Mapastepec”, en Chiapas.

    El albergue de la red “Un Mundo, Una Nación”, pide investigar los ataques: “los agresores pretendían matarlos, según los testimonios de los sobrevivientes, sin mediar palabras alguna, sin motivo aparente”, dice el cura Dávila.

    “Seamos ejemplo de solidaridad humana, los tratos humillantes y degradantes, la violencia, la desigualdad legal y jurídica se oponen a la dignidad”, expresa el sacerdote en un acto para conmemorar los cinco años del albergue, mientras bendice los alimentos de un refrigerio a decenas de migrantes.

    El prelado lamentó los ataques contra “personas vulnerables, que no han cometido otro delito que encontrase en condición migratoria irregular, en un país ajeno donde los hacen víctimas de toda clase de vejaciones”, puntualiza el sacerdote, quien pide el respeto de México a los tratados internacionales suscritos.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Aumenta el tráfico ilegal de migrantes cubanos en México
    México, un tapón de la migración latinoamericana hacia EEUU
    Senado denuncia "capitulo negro" por violación de DDHH de migrantes en México
    Sacerdote mexicano rompe un cerco policial en marcha por los DDHH de los migrantes
    Etiquetas:
    migrantes, 'La Bestia' (red de trenes de mercancías), Policía Federal de México, México