En directo
    Sociedad
    URL corto
    0 10
    Síguenos en

    Miles de ciudadanos se concentraron este sábado en la sede del ayuntamiento central de Londres para reivindicar el derecho a una vivienda económicamente asequible.

    Los manifestantes exigieron al alcalde, Boris Johnson, y al gobierno del Reino Unido acción urgente contra la "limpieza social" que el alto coste de pisos y casas está causando en la capital británica.

    La persistente lluvia no malogró la convocatoria March For Home (Manifestación por un hogar), que reunió en el flamante consistorio junto al Támesis a numerosos grupos de inquilinos, sindicalistas y activistas.

    Un puñado de diputados y concejales londinenses apoyaron también la protesta contra la escasez de viviendas sociales y la construcción de lujosos complejos residenciales que las inmobiliarias promocionan casi en exclusiva entre millonarios extranjeros.

    La marcha avanzó desde dos barrios con agudos problemas de vivienda, al sur y al este de la capital, hasta el punto de encuentro en la explanada de City Hall, la alcaldía que controla el conservador Johnson.

    "La gente antes que los beneficios", rezaban algunas pancartas.

    "Construir casas sociales y arrebatar la riqueza al 1%", decían otras.

    "Basta ya de desahucios", gritaban muchos participantes al son de tambores y agudos pitidos.

    La movilización pidió al Gobierno que ejerza control sobre las rentas en inmuebles privados, cuyos exorbitantes precios están fuera del alcance de la amplia mayoría de residentes londinenses.

    También exhortó a las autoridades locales a poner en marcha un programa de construcción de vivienda social para proveer de hogar a las 344.000 personas que están en lista de espera en la treintena de ayuntamientos de la capital de Reino Unido, según datos de los organizadores de la protesta.

    La escasez de vivienda asequible está forzando la mudanza de asalariados con ingresos mínimos y desempleados al extrarradio de la urbe y a ciudades más económicas de Inglaterra, Escocia y Gales.

    El recorte en las prestaciones sociales empuja con mayor frecuencia a los ayuntamientos londinenses a deshacerse de familias que no pueden afrontar la renta de sus moradas. El centro de Londres, en particular, sufre los efectos de la "limpieza social" que denunciaron los manifestantes este sábado.

    "Los constructores hacen el agosto cada día en Londres con el apoyo de políticos, cuando lo que necesitamos son viviendas asequibles y seguras. Las decisiones políticas están permitiendo que se agudice la crisis y es necesario cambiar la situación", protestó Eileen Short, presidenta de Defend Council Housing, la organización que convocó la marcha.

    Además:

    Parlamentarios y celebridades se unen a la protesta anti-fracking en Londres
    El problema del hambre crece en Reino Unido
    Etiquetas:
    Boris Johnson, Londres
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook