15:06 GMT +314 Noviembre 2019
En directo
    Benjamín y Sara Netanyahu

    El escándalo de Sara Netanyahu se transfiere a la Fiscalía General de Israel

    © AP Photo / Riccardo De Luca
    Sociedad
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    El supervisor del Estado de Israel, Joseph Shapira, se encuentra en proceso de transmitir al fiscal general israelí, Yehuda Weinstein, un nuevo escándalo que afecta a la familia del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y que está relacionado con su esposa, Sara.

    Según el diario israelí Haaretz, la mujer del jefe del Gobierno se ha quedado con "miles de shekels" de los depósitos de botellas vacías procedentes de la residencia del primer ministro que se han devuelto a supermercados de Jerusalén, a pesar de que los depósitos eran de propiedad estatal.

    La oficina de Shapira ha indicado que el caso debe transferirse al Fiscal General porque Sara Netanyahu no es una figura oficial sujeta a la investigación del Supervisor del Estado y como ciudadana está bajo la jurisdicción de la Fiscalía General.

    Hace dos años, los Netanyahu devolvieron 1.000 dólares en concepto de depósitos de botellas al Estado, se estima que los depósitos ascendieron a 250 dólares al año.

    Sin embargo, según un exempleado de los Netanyahu, la cantidad que adeudan al Estado por los depósitos es mucho mayor que la que devolvieron.

    Este antiguo trabajador, Meni Naftali, exgerente de la residencia oficial de los Netanyahu, asegura que Sara es la que ha ido recopilando este dinero desde que su marido se convirtió en primer ministro en 2009 y que él lo sabe.

    El ministerio de Justicia, que también ha revisado el caso, se encuentra a la espera de un informe completo sobre la residencia del Primer Ministro, que incluye información sobre el tema de los depósitos de botellas.

    La policía israelí debatió internamente posibles acciones tras una primera información sobre el tema publicada por Haaretz, pero decidió esperar instrucciones directas de la Fiscalía para investigar.

    Naftali, que ha demandado el estado y al primer ministro por diversas injusticias que alega haber sufrido, asegura que Sara exigía a los trabajadores que devolvieran las botellas a los supermercados y le dieran los depósitos a ella.

    En respuesta a las preguntas de Haaretz sobre esta cuestión, Rafi Shamir, del departamento de comunicaciones de la Oficina del Primer Ministro indicó que "en mayo de 2013, los Netanyahu transfirieron 1.000 dólares al departamento de contabilidad de la oficina por propia iniciativa". "La cantidad mencionada coincide con las estimaciones de la cuenta basada en el consumo de botellas de bebidas en la residencia oficial desde abril de 2009", añadió Shamir.

    Sin embargo, según Naftali, la cantidad que los Netanyahu pagaron no se acerca a la suma real correspondiente por las botellas consumidas, que según Naftali es de 60 dólares "cada 15 días".

    Si estos números son correctos, los depósitos ascendieron a 1.500 dólares al año y en más de cuatro años (entre 2009 y 2013, cuando los Netanyahu ingresaron el dinero) habrían alcanzado la suma de unos 6.000 dólares.

    Etiquetas:
    Sara Netanyahu, Israel
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik