En directo
    Sociedad
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    En Mairinque no se habla de otra cosa, los vecinos de esta localidad de menos de 50.000 habitantes situada en el estado de São Paulo están entre los primeros afectados por la sequía que inquieta a millones de brasileños en la zona central del país.

    En Mairinque no se habla de otra cosa, los vecinos de esta localidad de menos de 50.000 habitantes situada en el estado de São Paulo están entre los primeros afectados por la sequía que inquieta a millones de brasileños en la zona central del país.

    Este lunes los niños de Mainrinque hicieron el camino de vuelta desde la escuela a casa con el cepillo de dientes en la mano y una carta de la directora dirigida a sus padres pidiendo que continuasen cepillándose los dientes en casa debido a la falta de agua.

    A partir de esta semana los niños que acuden a las 21 escuelas municipales de Mainrique no podrán ducharse ni lavarse los dientes debido a una orden enviada la semana pasada por la Secretaría Municipal de Educación.

    Según el ayuntamiento, la polémica decisión responde a la necesidad de ahorrar agua debido a la reducción del abastecimiento en esta localidad, que se desmoronó un 30% en las últimas semanas.

    "Lo encuentro absurdo, mi hijo está en edad de llevar pañales y no puede estar sin bañarse (…) además, noto que llega de la escuela con mal aliento", explica Jucélia de Carvalho, madre y dependienta de una tienda de Mairinque.

    Las caras de sorpresa se repiten en bares, restaurantes y plazas de esta pequeña ciudad del interior de São Paulo ante la decisión del alcalde y dentista Rubens Merguizo Filho de detener el lavado bucal en las escuelas hasta nueva orden.

    Lo que muchos vecinos no saben todavía es que este viernes el alcalde dentista publicará un decreto de estado de alerta inminente para poder sacar agua de pozos privados sin previa autorización, ya que los manantiales rurales cercanos a la localidad están secos.

    Al igual que Mairinque, en los últimos meses varios municipios de São Paulo activaron protocolos especiales para afrontar la falta de agua y que incluyen desde el envío de camiones cisterna hasta la prohibición de regar o limpiar los patios.

    Mientras tanto, los dirigentes del estado más poblado y más industrializado de Brasil piden ayuda al gobierno central para hacer frente a la peor sequía que vive la región en los últimos 84 años.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook