19:30 GMT +320 Septiembre 2017
En directo
    Sociedad

    Científicos de Estados Unidos revelan que la crueldad y la violencia afectan negativamente el sueño de los niños

    Sociedad
    URL corto
    0 16 0 0

    Científicos de la Universidad Case Western Reserve en Cleveland, EEUU, revelaron que los trastornos del sueño en niños y la evidencia de violencia y crueldad que enfrentan en sus vidas están relacionados entre sí.

    Científicos de la Universidad Case Western Reserve en Cleveland, EEUU, revelaron que los trastornos del sueño en niños y la evidencia de violencia y crueldad que enfrentan en sus vidas están relacionados entre sí.

    La dureza de los incidentes de violencia afecta la calidad y duración del sueño en los niños y mientras más drástica es la violencia mayor es su influencia, de acuerdo con un estudio presentado en la conferencia "Sueño 2012" y citado por la American Academy of Sleep Medicine.

    Pese que en el pasado ya se asociaban los problemas de insomnio y pesadillas con la influencia de la violencia o la crueldad,  el nuevo estudio descubre que las diferentes formas de violencia afectan también varios aspectos del sueño de los niños.

    Por ejemplo, los niños que son víctimas de la violencia duermen menos y en forma más inquieta que aquellos que han sido testigos de la violencia pero sin llegar a ser víctimas. Y el sueño de los niños que presenciaron un asesinato se vuelve más inestable con el paso del tiempo.

    "La violencia está presente en nuestra sociedad y este trabajo muestra que ser víctima o testigo de violencia, aunque sea por una sola vez, puede alterar los hábitos de sueño, lo que a su vez puede perjudicar la salud de los niños y su desarrollo", declaró James Spilsbury, PhD, director científico del estudio.

    Los niños que no reciben suficiente descanso durante el sueño, corren el riesgo de desarrollar problemas de conducta. La falta de sueño también se asocia con varios riesgos graves para la salud, como la presión arterial alta, enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, depresión, diabetes, obesidad.

    En el estudio fueron analizados 46 niños de 8 a 16 años. Los infantes participaban en un programa especial para niños maltratados. La composición étnica del grupo era mixta pero la mayoría de los niños provenían de familias disfuncionales de los entornos urbanos.

    Los datos de la investigación fueron recolectados durante siete días con actígrafo, un dispositivo electrónico de pulsera que permite el análisis de la actividad física para determinar cuándo una persona está dormida o despierta.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik