En directo
    Seguridad
    URL corto
    25810
    Síguenos en

    La capital de Bélgica vivió escenas de violencia callejera luego de que un hombre negro muriese mientras permanecía detenido en un cuartel de Policía. Las manifestaciones contra la violencia policial pasaron a enfrentamientos con los agentes del orden luego de que un grupo prendiera fuego a la comisaría y lanzara piedras a los uniformados.

    Un joven de 23 años, llamado Ibrahima, murió el pasado 9 de enero mientras se encontraba bajo custodia policial en Bruselas. Su familia fue informada de la muerte solo seis horas después.

    Al conocerse la noticia, cientos de personas salieron a las calles de la capital belga con carteles de Black Lives Matter para exigirle a las autoridades explicaciones sobre el incidente. La protesta pacífica fue organizada por la AJGB (Association des Jeunes Guineens de Belgique). El descontento no pudo mantenerse en los márgenes de la ley y se vivieron breves, pero violentos estallidos de disturbios.

    Las imágenes compartidas en las redes sociales muestran a grupos de manifestantes incendiando una estación de la Policía. También se ve agentes antidisturbios marchar hacia ellos y rociarlos con un cañón de agua. Otras imágenes muestran la explosión de fuegos artificiales durante las protestas mientras los agentes del orden intentan bloquear la carretera con sus camionetas.

    La situación se volvió más tensa cuando el automóvil del rey de Bélgica, Philippe, con una llamativa matrícula 1, salió del Palais Royal, en el centro de la ciudad, a la residencia en Laeken, informó Le Soir. Según revela el medio belga, el vehículo del rey se vio amenazado por piedras lanzadas al cordón de seguridad. El conductor, con la ayuda de la Policía, logró sacar al auto hacia una calle cercana. El monarca y su caravana no resultaron heridos.

    Después del incidente, los manifestantes comenzaron a destrozar las tiendas cercanas y se dispersaron hacia el centro de la ciudad.

    Las autoridades investigarán la muerte de Ibrahima

    Las autoridades belgas anunciaron que se iniciará una investigación sobre la muerte del hombre negro detenido por la Policía.

    Según un comunicado de prensa emitido por la Fiscalía, Ibrahima fue arrestado después de que tratara de escapar de los oficiales que controlaban a un grupo de personas reunidas a pesar de la prohibición de reuniones públicas impuesta para frenar la propagación de COVID-19. En la comisaría, el joven se desmayó y fue trasladado al hospital, donde más tarde fue declarado muerto. 

    "Basándonos en la lectura de los hechos, ahora estamos pidiendo a un juez que se haga cargo de la investigación. (...) El homicidio accidental no significa que asumimos que la Policía ha hecho algo mal, aclaró Stephanie Lagasse, portavoz de la Oficina del Fiscal, al canal VRT.be.
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook