En directo
    Seguridad
    URL corto
    Por
    0 61
    Síguenos en

    A partir del relato de esta familia mexicana puede entenderse cómo el desamparo oficial y los casos de inacción de la autoridad orillan a gente común a tomar medidas desesperadas buscando respuesta ante crímenes de lesa humanidad que se siguen cometiendo en todo el territorio mexicano.

    Este 19 de mayo se cumplen cinco meses de la desaparición forzada de cuatro hermanos originarios del estado de Jalisco, que habían salido juntos de su pueblo buscando atención médica para el mayor de ellos.

    José de Jesús Martínez Camarena, de 40 años, llevaba toda la semana dolorido y ese jueves en la mañana —el 19 de diciembre de 2019— apenas podía mantenerse en pie. Fue por eso que requirió que sus tres hermanos lo acompañaran: dos de ellos lo cargaban en brazos y el tercero manejaba la camioneta Caravan blanca con placas JKJ-2252 con la que recorrieron los menos de 20 kilómetros entre su pueblo y la ciudad de Guadalajara, dónde no recibieron la atención médica que esperaban.

    Salieron entre las 7 y las 8 de la mañana de ese jueves 19 pero en el Centro asistencial de la capital jalisciense les dijeron que no podían ingresarlo ese día por falta de camas y que debía regresar el sábado, fecha en la que estaba prevista su internación, ya que en la semana siguiente José de Jesús iba a ser operado para desobstruir dos de sus arterias biliares, que son las que transportan la bilis desde el hígado a la vesícula biliar y el intestino delgado.

    • Cartel de búsqueda
      Cartel de búsqueda
      © Foto
    • Cartel de búsqueda
      Cartel de búsqueda
      © Foto
    • Cartel de búsqueda
      Cartel de búsqueda
      © Foto
    • Cartel de búsqueda
      Cartel de búsqueda
      © Foto
    1 / 4
    © Foto
    Cartel de búsqueda

    Ernesto Padilla Camarena de 38 años, Tonatiuh Avalos Camarena de 28 y Oswaldo Javier Avalos Camarena de 24, sus hermanos, decidieron conducir a José de Jesús al cuidado de otro familiar que vive en el municipio de Ocotlán, que se ofreció a quedarse con él durante el fin de semana para que no pasara sólo en su casa esos días previos a la operación, cuando el dolor le impedía prácticamente todo movimiento.

    "Nunca llegaron a la casa de Ocotlán con el familiar que lo iba a asistir. Nos empezamos a asustar porque José de Jesús iba grave, tratamos de comunicarnos con ellos pero ya no supimos nada", dijo a Sputnik uno de sus familiares que pidió no ser identificado, dada la compleja situación que tiene a la familia en jaque desde hace cinco meses.

    Negligencia estatal

    La madre de los muchachos fue la encargada de poner la denuncia en el Ministerio Público (MP) de Guadalajara, capital de Jalisco, en diciembre de 2019. Según relató el familiar que conversó sobre el caso con Sputnik, la autoridad ministerial ha puesto trabas a otros miembros de la familia para que accedan a información de la investigación judicial radicada en ese estado.

    "Me dijeron en el MP que no puedo participar a pesar de ser familiar directo, porque quien puso la denuncia fue su mamá, que ya es una mujer mayor y ha quedado muy afectada por todo esto. A pesar que ella me dio un poder firmado para que me entreguen información sobre los avances de la investigación, en el MP me dijeron que esto no tiene validez para permitirme el acceso y que sólo a ella se la van a dar", señaló la fuente.

    Recurrieron a la comisión estatal de derechos humanos para presentar una queja por esta obstrucción en el acceso a la justicia, buscaron también que los atendiera la delegación de la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena) de Jalisco, dónde un funcionario les tomó la denuncia del caso y les dijo que volvieran a la semana siguiente, que allí les dirían qué había pasado con los cuatro hermanos, pero en palabras de la fuente, "fue una burla".

    "Fuimos a buscar la ayuda del Ejército porque nadie nos hacía caso. El funcionario que tomó las actas de la denuncia nos dijo que volviéramos la siguiente semana cuando a él le tocaba su turno pero fue un fraude, esa persona sí trabajaba allí pero no tenía ninguna potestad para meterse a campo", señaló la familia que brindó su testimonio para este artículo.

    La madre de los muchachos envió a su vez un telegrama dirigido al Presidente de la República mexicana, Andrés Manuel López Obrador, que está fechado el 2 de enero de 2020. Aunque fue respondido por un funcionario de la Presidencia apellidado Arellano, después de dos comunicaciones, no volvió a llamar a la familia.

    También buscaron ayuda en colectivos de familiares de desaparecidos. Según se detalló a Sputnik en el Colectivo Rastreadores nacionales de desaparecidos (Ranades) desde que conocieron del caso, enviaron cuatro comunicaciones sobre el mismo a las autoridades de la Procuraduría General de la República (PGR) para que atrajeran la investigación ante la inacción de la justicia del estado de Jalisco:

    • el 5 de febrero de 2020, enviaron vía WhatsApp las cuatro fichas de denuncia de desaparición de los hermanos a la licenciada Belén Reyes de la PGR, junto a la narrativa de hechos y los números de contacto con la familia afectada.
    • el 19 de febrero de 2020, la información fue enviada por la misma vía al Fiscal Abel Galván Gallardo, titular la Fiscalía especializada en investigación de delitos de desaparición forzada a quien el Colectivo Ranades solicitó la apertura de una carpeta de investigación en el nivel federal de Justicia, la PGR. La petición fue atendida por el Director General de la dependencia, Iván Díaz Castro, quien anunció que revisaría la información y se pondría en contacto.
    • el mismo 19 de febrero de 2020, el caso fue comentado con la licenciada Ana Margarita Aguilar Loroño quien se comprometió a estudiarlo para ver si era apto para su atracción a la investigación en el nivel federal. Al cumplirse dos meses de la desaparición de los hermanos, esta funcionaria pidió por tercera vez que le fuese facilitada toda la información disponible. El Colectivo Ranades la envió a su correo electrónico oficial.
    • el 18 de marzo de 2020, en una reunión mantenida por representantes del Colectivo con el Fiscal Abel Galván fue expuesto el caso por cuarta vez, quien pidió que se le enviara la información a la licenciada Belén Reyes (la que recibió la información por primera vez, dos meses antes) y ella los derivó con la otra licenciada, Aguilar Loroño.

    "Tocamos todas las puertas y nadie nos hizo caso, entonces fue que surgió la idea del vídeo", explicó la familia Camarena a este medio.

    El pedido de ayuda

    A finales del mes de abril de 2020, cuando la cuarentena voluntaria por el nuevo coronavirus era una realidad en todo el territorio mexicano, los medios locales de Jalisco empezaron a recibir vídeos que mostraban cómo un grupo paramilitar local repartía cajas con alimento a los pobladores de las zonas periféricas de la ciudad de Guadalajara, a nombre de Nemesio Ocegueda, un hombre señalado por las autoridades como el líder del grupo del crimen organizado Cartel Jalisco Nueva Generación.

    "Nosotros al señor Nemesio Ocegueda no lo conocemos, pero como empezó a repartir despensas ayudando a la gente por la contingencia, la mamá de los muchachos dijo que había que hacer un vídeo para pedirle ayuda para encontrarlos", explicó un integrante de la familia Camarena a Sputnik.

    En la grabación puede verse a una mujer mayor, la madre de los cuatro hermanos desaparecidos, sosteniendo un cartel con sus fotografías y pidiéndole a Nemesio Ocegueda que así como ha ayudado con despensas a los pobladores pobres de Guadalajara, ayude a su familia a localizar a sus hijos desaparecidos cuatro meses atrás, porque ninguna autoridad les hace caso.

    "Ella le pide si puede ayudar de favor, le suplica que le ayude a encontrar a sus hijos", dijo la fuente de la familia.

    Entonces las autoridades sí respondieron.

    El 4 de mayo de 2020, después del revuelo mediático que ocasionó que esta madre pidiera la ayuda de un grupo paramilitar para hacer lo que la justicia formal ni las autoridades estatales habían hecho en cuatro meses, la titular del Colectivo Ranades, Claudia Soto, recibió un mensaje de la licenciada Ana Margarita Aguilar Loroño quien le pidió, por quinta vez, que se le enviara la documentación del caso.

    "El Colectivo nos informó que por el vídeo que habíamos subido, le habían pedido de la PGR que volviéramos a enviar la información porque no tenían registro de nada, pero nosotros nos preguntamos: ¿qué hicieron con todos esos documentos que mandamos antes?", dijeron a Sputnik los familiares de las víctimas.

    Mientras tanto, en el Ministerio Público de Guadalajara, la coyuntura de la pandemia por el nuevo coronavirus ha supuesto una tranca en el avance de las investigaciones.

    "Primero, limitaron la entrada a las reuniones a una sola persona, únicamente a la madre de los cuatro hermanos, pero ahora ya no reciben a nadie personalmente. Nos dijeron que por la pandemia sólo pueden recibir casos de emergencia pero ¿acaso la desaparición de nuestros cuatro hermanos no lo es?", concluyó su familiar.

    Etiquetas:
    México, desaparición forzada, desaparecidos
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook