En directo
    Seguridad privada vigila a migrantes frente a un tren de carga. En la ruta migrante se encontraron al menos cuatro de estas empresas dedicadas a la custodia de las vías, que también ejercen funciones de migración y seguridad pública.

    La seguridad privada creció más que las fuerzas policiales de México durante la última década

    © Sputnik / Eliana Gilet
    Seguridad
    URL corto
    Eliana Gilet
    0 04

    No existe un registro fiable de la cantidad de empresas de seguridad privadas en México, ni de los guardias que estas contratan, pero sí hay indicios de su colusión y participación en crímenes. Sputnik te presenta el caso de una mujer que denunció extorsión y secuestro de parte de guardias privados de la zona metropolitana a la capital.

    Nancy Saavedra salía de hacer sus compras en la Central de Abastos de la ciudad de México, cuando seis oficiales del Cuerpo de Seguridad Auxiliar del Estado de México, una empresa conocida por sus siglas, Cusaem, la abordaron diciéndole que había ella sido acusada del robo de 2.000 pesos (106 dólares).

    Cusaem es una empresa que puede verse comúnmente en las oficinas de Gobierno, haciendo tareas de seguridad pública. Tiene un nutrido historial de denuncias por gatillo fácil, secuestro, y extorsión. También ha sido denunciada por atacar migrantes en tránsito por México.

    El caso que Nancy Saavedra denunció en diálogo con Sputnik ocurrió el 8 de julio de 2018. Sin orden judicial y con una supuesta querella de dos personas anónimas, Saavedra fue arrestada por los oficiales de Cusaem en un módulo policial del que prefirió no brindarse mayor referencia.

    La mujer denunció que allí fue torturada por los guardias privados hasta que accedió a firmar una declaración en la que se asumía culpable del robo que nunca existió.  

    Elemento de la Cusaem asesinó a un hombre, actuando como guardia en un supermercado en la calle José Peón del Valle, en la colonia Santa Marta Acatitla, Iztapalapa.
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Elemento de la Cusaem asesinó a un hombre, actuando como guardia en un supermercado en la calle José Peón del Valle, en la colonia Santa Marta Acatitla, Iztapalapa.

    Una nota médica que forma parte del expediente indica que tres días después —el 11 de julio- Saavedra presentaba lesiones que demostraban que había sido sometida a tratos crueles: tenía un esguince en las vértebras cervicales, dolor en el abdomen, heridas en la cara, pubis, espalda y tibias.

    Más información: A dónde van los desaparecidos: 2.000 fosas clandestinas halladas en México en 11 años

    Después de dos días sufriendo patadas, descargas eléctricas y humillaciones, y una vez que los 2.000 pesos llegaron a manos de los policías privados, Saavedra fue dejada en libertad. Para obtener este dinero, una persona que gana el salario mínimo en México debe trabajar unas 20 jornadas.

    Mucha tropa

    Según un informe encargado por la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) de México al Centro Robert Strauss Center para la Seguridad y el Derecho Internacional, de la Universidad de Austin (Texas), el mundo de la seguridad privada ha crecido más en México que las policías regulares.

    En 2006, cuando este proceso comenzaba, México sancionó la Ley de Seguridad Privada que estableció un registro nacional de las compañías que ofrecían estos servicios. La normativa lo encomendaba a la Dirección General de Seguridad Privada, en el ámbito de la CNS, para recabar y resguardar la información que cada mes debían enviar las autoridades de cada Estado de la República.

    Nancy Saavedra, sobreviviente de un secuestro a manos de elementos de Cusaem
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Nancy Saavedra, sobreviviente de un secuestro a manos de elementos de Cusaem

    Para octubre de 2017, las autoridades llevaban un registro de 4.587 empresas de seguridad privada en los distintos Estados de la República, de los que sobresalían la ciudad de México, Nuevo León, el Estado de México y Jalisco. Las empresas de seguridad privada crecieron más en zonas muy activas económicamente, en el norte y centro del país.

    Más: Exrelator de la ONU sobre tortura reafirma que en México la tortura es "generalizada"

    El informe oficial señala que esa cifra está inflada, porque el listado incluye empresas que se cuentan dobles o triples, ya que cada rama de una misma firma se agrega como un dato independiente. El número depurado estaría más cerca de las 3.000 empresas regulares.

    Según el Instituto de Estadística (Inegi) las empresas privadas del rubro eran 5.193 en 2017. Sin embargo, el informe de la CNS alerta de algo importante y que es un secreto a voces en México: el registro de empresas está muy lejos de reflejar la totalidad del panorama.

    La cifra oficial tiene una cara oscura que va del 40 al 75% del total de los proveedores que están en la informalidad, por lo que las cifras serían mucho más altas.

    Lo mismo ocurre con el total de guardias privados actuantes en México, que según distintas fuentes citadas en el informe oficial, oscilarían entre los 450.000 y 600.000 efectivos.

    Más datos: "México, sin guerra, es el país que más asesinatos tiene en el mundo"

    El informe, publicado en abril de 2018, indica que los guardias de seguridad privados superarían al número de policías existentes en 2017, que de acuerdo con el Inegi son unos 330.000 efectivos.

    Otro detalle que se señala de esta dinámica de crecimiento exponencial de las empresas privadas de seguridad es que son el destino natural de muchos policías y militares, una vez que dejan de servir en las filas públicas.

    Sin justicia ni garantías

    Estas empresas y sus guardias han sido acusadas de múltiples delitos mientras cumplían sus funciones de seguridad pública, algo que está en el centro del debate. El caso de Saavedra demuestra cómo la impunidad reina también para los delitos que cometen los guardias privados. Que, en la situación descrita, estaban al servicio del Estado..

    El hostigamiento comenzó en cuanto se atrevió a denunciar lo sucedido, indicó la víctima de este abuso de Cusaem. De hecho, dijo, fue amenazada al salir de las instalaciones policiales.

    "Me dijeron que si denunciaba me iban a desaparecer, tomaron mis datos personales, fotos, todo. Ellos saben donde vivo. Pusieron medidas cautelares, pero los policías sólo llegan a que les firme una hoja y se van. ¿Cómo sé que ellos mismos no me van a entregar a sus compañeros? No tengo seguridad real", alertó

    Nancy Saavedra y su abogada, Verónica Berber, en conferencia de prensa para denunciar el secuestro y tortura infringidos por elementos de la Cusaem.
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Nancy Saavedra y su abogada, Verónica Berber, en conferencia de prensa para denunciar el secuestro y tortura infringidos por elementos de la Cusaem.

    Verónica Berber, la abogada que la defiende frente a los abusos recibidos, dijo a Sputnik que en este caso puede identificarse un secuestro extorsivo, en que se fabrica un delito inexistente para lograr el beneficio económico de quienes la detuvieron y torturaron.

    "Vemos que el Gobierno tiene la responsabilidad de vigilar a esta corporación y si no, hay consentimiento en estas prácticas de privación de libertad, abuso de autoridad y tortura", dijo la abogada, insistiendo en la responsabilidad de los funcionarios del Estado de México, que han contratado a esta empresa y la han mantenido, incluso, cuando rompen la ley.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik