Widgets Magazine
En directo
    Soldado del Ejército de Colombia

    ¿Segunda temporada? Colombia se alista para una nueva guerra contra las drogas

    © AFP 2019 / Luis Robayo
    Seguridad
    URL corto
    357

    El Gobierno de Iván Duque ha presentado un nuevo plan de de lucha contra el narcotráfico conocido como Ruta Futuro en aras de disminuir el consumo, atacar la oferta e impulsar el desarrollo en los territorios donde se cultiva coca. Sin embargo, para quienes trabajan en política de drogas, esta estrategia es "más de lo mismo".

    El plan Ruta Futuro se sustentará en cinco pilares con los que pretende reducir la oferta y el creciente consumo de estupefacientes en el país. Estos son: la disminución del consumo de drogas, el ataque a la oferta, la desarticulación de las organizaciones criminales, luchar contra las economías y rentas del crimen organizado y la transformación de territorios hacia economías lícitas.

    Luis Felipe Cruz, investigador en esa área de la organización "De Justicia" de Colombia, dijo a Sputnik que esta estrategia no es nueva, sino que es como una marcha atrás respecto a los avances que habíamos tenido en los dos Gobiernos del presidente Santos.

    "De hecho, la Ruta Futuro está promocionada como un retorno a la guerra contra las drogas. Por estos días han estado circulando imágenes que dicen "la guerra contra las drogas no se ha perdido" y "estamos listos para combatir" con una imágenes de policías. Simbólicamente esto está en el discurso pero también es lo que va a pasar en la práctica, aseguró Cruz.

    Además: Líder de FARC expresa al secretario general de ONU preocupación por la paz colombiana

    El plan del Gobierno colombiano espera disminuir los cultivos, que aumentaron un 17% en 2017 y alcanzaron un récord de 171.000 hectáreas, 25.000 más que en el año anterior, según un informe presentado en septiembre pasado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC).

    "Por primera vez estamos viendo en una política de esta naturaleza la integración de puntos de vista que van desde la salud pública hasta la lucha efectiva y focalizada contra las distintas manifestaciones del crimen", dijo el presidente Iván Duque en la presentación.

    Sin embargo, quienes trabajan en políticas de drogas insisten en que la política es retrógrada. A juicio del Cruz, de ahora en adelante "vamos a ver un recrudecimiento en la guerra contras las drogas, lo que tiene una particular incidencia en la situación de las personas que se involucran al narcomenudeo en condiciones de inequidad social".

    El entrevistado explicó cómo  desde el inicio de este nuevo Gobierno el 7 de agosto se han dado pasos muy claros en reactivar una agenda un poco más conservadora. Estamos viendo la reedición otra vez en Colombia de la guerra contra las drogas, amparada en dos argumentos centrales: salvar a los niños y jóvenes de las drogas y el aumento del consumo, explicó Cruz.

    "No estamos diciendo nada nuevo, es lo mismo que se dice hace 30 años, pero el punto es que esta vez tenemos un poquito más de información y con mejores argumentos como para decirle al Gobierno que no tiene la razón", aseguró el especialista colombiano.

    Según contó, "no hay certeza del aumento del consumo en Colombia, básicamente porque no se han actualizado las encuestas de consumo y los datos con los que está trabajando el Gobierno actualmente son de 2013".

    La última Encuesta Nacional sobre el Consumo de Sustancias Ilícitas en Colombia se realizó 2013 y la anterior en 2008.

    "Colombia tiene un gran problema con las drogas, y es que tenemos una producción muy alta de cocaína, tenemos muchas redes de microtráfico ya establecidas en muchas ciudades del país que están dinamizándose en este momento pero también tenemos un problema de estudio muy deficitario del consumo", aclaró el especialista

    Pero los territorios rurales son las zonas más vulnerables, producto de las precarias condiciones de desarrollo donde las personas no tienen acceso a los servicios públicos y no hay una certeza de la estructura de tenencia de la propiedad.

    "Todo esto genera que el estado tenga una visión muy negativa de estos territorios, enfocándose en la lucha contra la coca pero y no así en los problemas de desarrollo rural que, en última instancia, son la causa estructural de por qué Colombia es el mayor productor de cocaína en el mundo", sostuvo Cruz.

    ¿Y los Acuerdos de Paz?

    Los Acuerdos de Paz con la FARC contemplaban la sustitución de los cultivos y por ello se creó el Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito, que actualmente no está funcionando.

    Según el experto, este convenio intentó dar una solución, aunque no fuera la más adecuada, pero sí la única posible.

    "Pasa que toda la discusión del programa de sustitución se concentró en la atención inmediata, que es un subsidio familia-familia para aquellos que arrancan los sembrados de coca. Básicamente la gente se suscribe al programa, se les obliga a arrancar las plantas y el Estado les gira 700 dólares cada dos meses para que la economía familiar no se vea afectada", explicó Cruz.

    Esto llevó una inversión millonaria a lo que sería sólo el primer paso del programa, mientras el resto seguía en espera. Con la llegada de Duque al poder, habían unas 83.000 familias vinculadas a este proyecto, sin embargo la medida al respecto fue detener todos los pagos a las familias y el avance del programa en general para estudiar los casos.

    Relacionado: Cámara de Colombia desaprueba propuesta que afectaba Acuerdo de Paz con FARC

    Cruz contó cómo se comenzaron a retirar familias del programa porque no eran propiamente cocaleras lo que hizo que se defraudara la confianza de las familias en el programa.

    "Esta parálisis va en contra de los Acuerdos porque la gente vive en zonas donde el único ingreso posible para llevar una vida digna es la coca, y si el Estado retira esta ayuda entonces volverán a sembrar", aseguró el experto.

    En esta situación, lo más delicado, es que al momento de inscribirse al Programa estas familias dieron sus datos y "básicamente confesaron" que producían tres o cuatro hectáreas de coca. "Entonces si estas personas siembran de nuevo será muy fácil identificarlas y pueden ser judicializadas, que es lo peor que puede pasar", advirtió Cruz.  

    Etiquetas:
    Iván Duque, lucha contra las drogas, plan, cocaína, coca, guerra, drogas, narcotráfico, Colombia, América Latina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik