09:42 GMT +315 Diciembre 2018
En directo
    Un soldado brasileño en Río de Janeiro

    La ciudad de Sao Paulo decreta estado de emergencia

    © AP Photo / Leo Correa
    Seguridad
    URL corto
    214

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — La ciudad brasileña de Sao Paulo decretó el "estado de emergencia" debido a la falta de combustible provocada por la huelga de camioneros que vive Brasil hace cuatro días.

    "El alcalde de Sao Paulo, Bruno Covas, decidió decretar el estado de emergencia este viernes [el 25 de mayo]; la medida permite que el Ayuntamiento haga compras sin licitación o requise bienes privados, como por ejemplo el combustible almacenado en una gasolinera; también permite realizar gastos sin depender del límite presupuestario", detalló el Ayuntamiento en un comunicado.

    El alcalde de la mayor metrópolis de América del sur también determinó la creación de un comité de crisis y baraja la posibilidad de decretar un día festivo a nivel municipal si continúa el desabastecimiento.

    Además, avisó de que el estado de emergencia puede evolucionar próximamente a un estado de "calamidad pública".

    Por su parte, el presidente de Brasil, Michel Temer, anunció que el Gobierno movilizó a las fuerzas federales de seguridad para que desbloqueen las carreteras del país, ocupadas por los camioneros que están en huelga desde el 21 de mayo.

    "Comunico que accioné las fuerzas federales de seguridad para desbloquear las carreteras y estoy solicitando a los señores gobernadores que hagan lo mismo", dijo Temer en un pronunciamiento público extraordinario.

    Las fuerzas federales de seguridad están integradas por el Ejército, la Marina, la Aeronáutica y la Policía Carretera.

    Temer añadió que su Gobierno no va a "permitir que la población se quede sin artículos de primera necesidad, que los hospitales se queden sin bienes para salvar vidas, que los niños se vean perjudicados por el cierre de escuelas, como no vamos a permitir que los productores vean afectado su trabajo".

    El presidente tomó la decisión después de reunirse de forma extraordinaria con la cúpula de seguridad del Gobierno y los ministros de Defensa, Minas y Energía, Transportes, Economía y Casa Civil.

    A su vez, el Gobierno de Brasil pidió "dar tiempo" a los camioneros que están en huelga desde hace cuatro días, luego que en la noche del jueves se firmara un acuerdo que en principio debería poner fin a la paralización de los trabajadores.

    "Ellos [los camioneros] firmaron; lo llevarán a sus bases, es lo que se dijo, está escrito (…) también tenemos que dar un tiempo, no ocurre inmediatamente [el fin de la huelga]", explicó el ministro de la Casa Civil (cargo equivalente al de primer ministro) Eliseu Padilha a la prensa, según recoge el diario O Globo.

    El ministro fue cuestionado por la continuidad de los paros durante el 25 de mayo, a pesar de que el 24 de mayo el Gobierno anunció que había llegado a un acuerdo para que los camioneros dejaran la huelga durante al menos 15 días para poder negociar en profundidad.

    Padilha dijo que es un "proceso lento" y que el movimiento se irá desmovilizando progresivamente, aunque matizó que es "imposible" prever cuándo se recuperará la normalidad en las carreteras.

    En el acuerdo firmado por ambas partes el Gobierno se comprometió, entre otras cosas, a mantener durante 30 días la reducción de 10% del valor del diésel a su salida de las refinerías, y a promover junto a los estados la eliminación del pago de peajes para los camiones que transitan vacíos.

    Además: Empresa brasileña Petrobras pierde más de 12.300 millones de dólares de valor en mercado

    La mañana de este 25 de mayo siguen los bloqueos, que están causando falta de abastecimiento de combustible en gasolineras y aeropuertos, lo que está obligando a la cancelación de algunos vuelos, además del encarecimiento y falta de alimentos en algunas ciudades.

    El Gobierno convocó una reunión de emergencia del Gabinete de Seguridad Institucional con representantes de los ministerios de Defensa, Seguridad Pública, Transportes, Minas y Energía, Economía y Casa Civil para evaluar la gravedad de la situación.

    Aeropuerto de Brasilia, entre primeras víctimas

    El aeropuerto internacional de la capital brasileña, Brasilia, se quedó el 25 de mayo sin combustible para aviones y empezó a cancelar vuelos debido a la huelga de camioneros en vigor desde el 21 de mayo en todo Brasil.

    "Las reservas de queroseno de aviación en el Aeropuerto de Brasilia se agotaron la mañana de este viernes; los aviones que aterricen en la terminal y que necesiten abastecerse estarán en tierra hasta que la entrega de combustible en el aeropuerto se normalice", informó en un comunicado Inframérica, la concesionaria de este aeropuerto.

    Debido a la falta de combustible un total de nueve vuelos con salida o llegada a Brasilia fueron cancelados hasta las 12 horas horario local (15.00 horas GMT).

    Tema relacionado: Presidente de Brasil pide una "tregua" a camioneros en huelga

    La empresa que gestiona el aeropuerto de Brasilia explicó que normalmente recibe una media de 20 camiones al día con queroseno, pero que en lo que va de semana sólo llegaron diez, y todos ellos con escolta policial.

    La situación del aeropuerto de Brasilia es similar a la de otros aeropuertos brasileños, que empiezan a tener problemas de abastecimiento de combustible, igual que las gasolineras, donde los precios se dispararon ante la dificultad para llenar el depósito.

    Grandes ciudades brasileñas están teniendo problemas de abastecimiento de combustible y alimentos debido a la huelga de los camioneros.

    El Gobierno brasileño anunció el 24 que había llegado a un acuerdo para que dejasen la paralización durante al menos 15 días, pero las movilizaciones y bloqueos siguen este 25 de mayo en gran parte de las carreteras del país.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Agencia del Petróleo de Brasil anuncia medidas para garantizar suministro de combustibles
    Etiquetas:
    huelga, estado de emergencia, combustible, São Paulo, Brasil