En directo
    La botadura del buque oceanográfico Yantar, archivo

    Los países occidentales lanzan teorías de la conspiración acerca del buque ruso Yantar

    © Sputnik / Igor Zarembo
    Seguridad
    URL corto
    13336

    El buque de investigación oceanográfica ruso Yantar ha causado confusión en EEUU y sus países aliados tras ser visto en el Atlántico Sur.

    Tal y como afirmó el Gobierno ruso, el barco fue enviado para ayudar en la búsqueda del submarino argentino desaparecido ARA San Juan en el océano Atlántico. No obstante, en los países occidentales se difunde la teoría de que los movimientos del Yantar amenazan las líneas de comunicación submarinas y pueden causar una nueva escalada en la guerra de información entre Moscú y Washington.

    Le puede interesar: "El ARA San Juan puede ser encontrado solo por casualidad"

    Así, la agencia estadounidense Associated Press asegura que "los barcos rusos se esconden alrededor de los cables de comunicaciones submarinos, causando que EEUU y sus aliados se preocupen de que el Kremlin pueda llevar la guerra de la información a nuevas profundidades".

    "¿Está interesado Moscú en cortar o tocar los cables? ¿Quiere que Occidente se preocupe?", se pregunta AP.

    Según AP, los 400 cables de fibra óptica en el fondo marino transportan la mayor parte de las llamadas, correos electrónicos y mensajes de texto del mundo, así como transacciones financieras diarias por valor de 10 billones de dólares.

    La información se transmite a través de pequeñas fibras de vidrio envueltas en cables submarinos que, en algunos casos, son poco más grandes que una manguera de jardín. En total, hay casi 100.000 km de cable de fibra óptica corriendo bajo el mar, lo suficiente como para recorrer la Tierra casi 25 veces.

    "Hemos visto actividad en la Armada rusa, y particularmente en su parte submarina, que no hemos visto desde los años 80", aseguró el general Curtis Scaparrotti, comandante del Mando Europeo de Estados Unidos.

    No son los barcos de guerra ni los submarinos de Moscú los que hacen que la OTAN y los altos cargos gubernamentales de EEUU se sientan incómodos, subraya AP. Son principalmente los buques de superficie especializados, submarinos, drones submarinos y minisumergibles que realizan tareas de reconocimiento, salvamento subacuático y otros trabajos, como el propio Yantar.

    No hay pruebas contundentes de que el barco esté involucrado en una actividad negativa, dijo Steffan Watkins, un consultor de seguridad de tecnología de la información que rastrea el barco. No obstante, cree que la tripulación del Yantar "está sentando las bases para futuras operaciones".

    Los miembros del Congreso también han mostrado preocupación. Joe Courtney, demócrata de Connecticut, declaró: "El simple hecho de que [los rusos] estén rastreando los cables muestra que tienen algo entre manos".

    El senador demócrata Gary Peters, de Michigan, aseveró que el objetivo de Moscú es "alterar los canales normales de comunicación y crear un ambiente de desinformación y desconfianza".

    Lea también: La 'guerra de información' por la victoria sobre Daesh en Siria

    El buque de investigación oceanográfica ruso Yantar, la última embarcación internacional que estaba implicada en la búsqueda del ARA San Juan, puso fin el 2 de abril a su participación en el operativo desplegado para hallar al submarino desaparecido, según confirmaron a la agencia Télam fuentes diplomáticas de la Federación de Rusia.

    Además:

    El buque ruso Yantar dejará la búsqueda del submarino argentino desaparecido
    La belleza y el poderío de la Flota submarina rusa, comprimidas en un solo vídeo
    'Guerra submarina': el futuro de las relaciones entre Rusia y China
    Etiquetas:
    espionaje, comunicación, cables, preocupación, actividad, Yantar (buque), Curtis Scaparrotti, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik