En directo
    Seguridad
    URL corto
    0 10
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — En Moscú ven alto el riesgo de que los crímenes químicos puedan suceder fuera de Oriente Próximo, en particular en el territorio ruso, afirmó el director del Departamento de No Proliferación y Control de Armas de la Cancillería rusa, Mijaíl Uliánov.

    "Según nuestras estimaciones, es muy alto el riesgo de que los crímenes químicos se extiendan fuera de las fronteras de Siria e Irak y que se produzcan incluso fuera de Oriente Próximo —en Afganistán, Rusia o Europa occidental—", dijo a la prensa. 

    El pasado 26 de octubre, el Mecanismo Conjunto de Investigación (JIM, según la sigla inglesa) de la ONU y la OPAQ (Organización para la Prohibición de Armas Químicas) presentó un polémico informe en el que acusa al Gobierno sirio de usar gas sarín en Jan Sheijun, que fue calificado de poco profesional por la Misión Permanente de Rusia ante las Naciones Unidas.

    Dos días antes, Rusia vetó la resolución del Consejo de Seguridad sobre la prórroga del mandato del JIM, que expira a mediados de noviembre.

    Lea más: Rusia cuestiona el polémico informe de la ONU y la OPAQ sobre las armas químicas en Siria

    Moscú fundamentó su decisión en que es imposible prolongar el mandato de la misión automáticamente, sin evaluar el cumplimiento de sus tareas y analizar los eventuales cambios.

    Según Uliánov, este 2 de noviembre Rusia presentará en la ONU un borrador de resolución sobre prolongación del mandato del grupo de investigación ONU-OPAQ.

    La oposición siria denunció el 4 de abril un supuesto ataque con armas químicas en Jan Sheijun, provincia de Idlib, que se saldó con más de 80 muertos, según la Organización Mundial de la Salud, que culpó a Damasco por la tragedia, pero las autoridades sirias refutaron la acusación alegando que todos sus arsenales químicos fueron retirados del país y eliminados en 2016 bajo la supervisión de la OPAQ.

    Lea también: Destruyen en Siria las últimas dos instalaciones de armas químicas

    El Gobierno sirio aseguró que nunca empleó sustancias tóxicas ni contra la población, ni contra la oposición, ni contra los terroristas.

    El 7 de abril EEUU atacó con misiles de crucero la base aérea siria de Shairat, provincia de Homs, desde la cual supuestamente se llevó a cabo el ataque químico, sin esperar la investigación ni presentar pruebas irrefutables.

    El presidente sirio, Bashar Asad, negó que se hubiese producido un ataque químico y calificó el caso de provocación para justificar el bombardeo de EEUU a una base aérea crucial en la lucha contra el terrorismo.

    Por su parte, Rusia supuso que la tragedia de Jan Sheijun fue un montaje o resultado de un bombardeo de la aviación siria a arsenales donde los terroristas guardaban armas químicas.

    Además:

    Medios: Frente al Nusra almacena armas químicas en Idlib
    Coalición descubrió armas químicas de Daesh en Siria e Irak
    Más vale tarde que nunca: EEUU reconoce que el Frente al Nusra emplea armas químicas
    Rusia denuncia que el grupo armado Shabab Al Sunnah en Siria tiene armas químicas
    Etiquetas:
    armas químicas, Mijaíl Uliánov, Oriente Próximo, Irak, Siria, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook