En directo
    Seguridad
    URL corto
    0 10
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — El portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, dijo que es temprano para evaluar el trabajo que los cuerpos de seguridad están realizando ante la oleada de falsas alarmas de explosivos que continúa en el país por segunda semana consecutiva.

    "Supongo que sería incorrecto hacer alguna evaluación mientras los servicios correspondientes realizan el trabajo que se requiere", respondió Peskov a la pregunta de cómo valora el Kremlin su incapacidad de atajar la epidemia del "terrorismo telefónico".

    Unas 400.000 personas se vieron afectadas hasta la fecha por las falsas alarmas de bomba que provocaron el desalojo de más de un millar de recintos a lo largo del país.

    El 21 de septiembre fueron desalojados 47 recintos en ocho ciudades, incluyendo la sede de la empresa Yandex en Moscú poco después de que recibiera una visita del presidente Vladímir Putin.

    Según las autoridades, no se han encontrado explosivos en ninguno de los recintos inspeccionados hasta la fecha: grandes centros comerciales, terminales ferroviarias, colegios, museos y otros locales concurridos.

    Lea más: Rusia considera un problema grave la oleada de alertas falsas de bomba

    Una fuente de los cuerpos de seguridad reveló que detrás de esa campaña de amenazas falsas está el autodenominado Estado Islámico (Daesh, organización terrorista proscrita en Rusia y otros países) y que se emitirá una orden internacional de búsqueda y captura contra varias personas, ya identificadas, que hicieron llamadas anónimas desde el extranjero.

    Además:

    Falsas alarmas de bomba provocan evacuación de 7.000 personas en Moscú
    Tres grandes centros comerciales de Moscú evacuados por falsa alarma de bomba
    Evacuadas 9.500 personas en 4 ciudades rusas tras llamadas con falsos avisos de bomba
    Etiquetas:
    falsa alarma, evacuación, amenazas telefónicas, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook