En directo
    Seguridad
    URL corto
    0 40
    Síguenos en

    No existe ninguna garantía de protección para los agentes de inteligencia que denuncian los crímenes cometidos por las agencias gubernamentales, dijo John Kiriaku, sentenciado a 2 años de prisión por sacar a la luz pública el programa de torturas de George W. Bush.

    "Si formas parte de los servicios de inteligencia, no hay protección alguna", dijo Kiriaku en una entrevista a Sputnik tras ser puesto en libertad.

    "Tienes que pensártelo bien antes de publicar este tipo de información porque tu vida cambiará radicalmente si lo haces", añadió.

    Muchos cuestionaron el porqué Kiriakou no usó los canales internos de denuncia o la razón por la que no acudió a los miembros del Congreso para informarles sobre lo que sucedía.

    Antesala de la sede de CIA, Virginia, EEUU
    © REUTERS / Larry Downing

    Kiriakou insiste en que intentó "informar a sus superiores", pero esos canales internos estaban cerrados.

    "Supongamos que encuentras evidencia de tortura y acudes a tu superior; él forma parte de ese programa de torturas", explicó Kiriako.

    "Acudes a tu superior, pero fue él mismo el que ordenó el programa de torturas; acudes al consejo general y ellos fueron quienes aprobaron el programa; vas a los comités y todos fueron puestos al tanto y no tuvieron ninguna objeción. ¿Adónde más se puede acudir? Lo único que queda es la prensa", sentenció.

    En 2012, el presidente de EEUU Barack Obama comenzó a tomar medidas para cumplir su promesa de campaña de proteger a los denunciantes en el Gobierno federal.

    Se abrieron canales nuevos para que los funcionarios que vieran algo extraño "lo denunciasen".

    Sin embargo, el problema central radica en que estas reglas no se aplican a los miembros de los servicios de inteligencia.

    El exfuncionario de la CIA, John Kiriaku salió en libertad el 4 de febrero pasado después de haber pasado dos años y medio en prisión. Fu él quien dio la voz de alarma y expuso a la luz pública el programa de torturas en el marco de la Guerra contra el Terrorismo lanzada por George W. Bush.

    Kiriaku sentenciado a 30 meses de prisión en 2013 y se declaró culpable de confirmar a la prensa la identidad de un oficial encubierto, aunque el periodista no publicó esta información.

    Sus partidarios insisten en que el Gobierno de Obama buscó hacer de Kiriaku un ejemplo en su lucha contra los denunciantes de los crímenes del Estado y que el castigo fue injusto.

    Kiriaku fue el primer funcionario de la CIA que confirmó públicamente el uso por parte del Gobierno de Bush de la técnica de tortura conocida como submarino.

    Además:

    Wikileaks revela las pautas de la CIA a sus agentes para superar interrogatorios
    Wikileaks revela la "guía secreta" de la CIA para infiltrarse en Europa
    El director de la CIA explica los abusos
    El informe sobre torturas revela que la CIA se extralimitó
    Etiquetas:
    CIA, John Kiriaku, George Bush, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook