En directo
    Salud
    URL corto
    0 133
    Síguenos en

    El Instituto Rega de la Universidad de Lovaina, Bélgica, desarrolló una vacuna que actúa en simultáneo contra el virus SARS-CoV-2 y el de la fiebre amarilla. La vacuna, cuyos creadores esperan que sea aprobada en 2022, puede ser particularmente útil en América Latina y África, donde la fiebre amarilla es endemia.

    El equipo de investigadores del Instituto Rega de la Universidad de Lovaina en Bélgica utilizó el código genético del virus de la vacuna contra la fiebre amarilla como vector de la proteína de la espina del COVID-19, con el fin de funcionar como inmunizante para ambos virus en simultáneo, explicó a la agencia EFE el jefe del centro, el belga Johan Neyts. 

    La vacuna, que requiere una sola dosis, comenzó a desarrollarse a principios de 2020, y el equipo estima que terminará de ser aprobada en 2022. Para ese entonces, "muy posiblemente tendrá una protección a largo plazo", y será útil también frente a la fiebre amarilla, aseguró. 

    Una vacuna ideal para América Latina y África

    La fiebre amarilla, endémica en áreas tropicales y subtropicales de África y Sudamérica, es una enfermedad infecciosa causada por un virus transmitido por mosquitos del género Aedes y Haemagogus. La vacuna de la fiebre amarilla tiene ya 82 años, ha sido aplicada a 800 millones de personas, además de requerir solo una dosis, ilustró Neyts. 

    Por ello, la investigadora española Lorena Sánchez Felipe se basó en buena parte en esta vacuna para desarrollar la vacuna contra el COVID-19 del Instituto,, contó a EFE. Según ambos científicos, durante la investigación se evaluaron 1,7 millones de sustancias para descubrir si evitaban la proliferación del virus SARS-CoV-2. 

    La vacuna ya concluyó su fase preclínica, en la que fue probada en hámsteres. Resultó "muy efectiva, una sola dosis los protege completamente en solo diez días contra la infección de SARS-CoV-2", indicó Neyts. En una segunda etapa (fase 1), será probada en seres humanos a inicios de septiembre.  

    Además, resaltó que, a diferencia de otras, "la ventaja de nuestra vacuna es que también ayuda en lugares donde la fiebre amarilla es endémica, como Latinoamérica y África, eso puede ser un bonus". A esto se le suma que las dosis pueden ser guardadas a una temperatura de 5 grados.

    En referencia a la fecha en la que pretenden que sea aprobada, Neyts subrayó que "puede parecer tarde comparado con Pfizer y otras, pero somos un equipo más pequeño, con otro presupuesto. La empresa holandesa Batavia Biosciences es la que se encuentra fabricando las dosis en grandes cantidades para comenzar con las pruebas en humanos. 

    "Somos un pequeño laboratorio académico, no podemos producir una vacuna en la cantidad que se necesita para llevar a cabo los ensayos clínicos, estamos trabajando con una compañía de Holanda, que está produciendo la vacuna para esas pruebas", dijo al respecto Sánchez Felipe.

    La dosis podrá ser aplicada tanto a poblaciones de Estados Unidos y Europa que para entonces ya hayan sido inmunizadas, y tenga que volver a ser vacunada, así como también en "los países donde la fiebre amarilla es endémica o en Asia, donde el mosquito que la transmite también se encuentra en algunas zonas y podría crear epidemias", resumió Neyts.

    Antivirales para el virus SARS-CoV-2

    Por otra parte, los científicos destacaron la necesidad del desarrollar medicamentos antivirales para tratar el virus SARS-CoV-2, así como los hay para virus como el de VIH o la Hepatitis B o C. "Es importante tener algún medicamento para poder usar porque la vacunas tardan un tiempo. Aquí cubrimos ambos aspectos", dijo Sánchez Felipe.  

    "Imaginemos que en las primeras semanas en China hubiéramos tenido medicamentos (...) se podría haber tratado al personal médico, las familias, los contactos, y posiblemente eso hubiera podido ayudar a controlar el brote y dar tiempo para controlar la propagación", señaló Neyts. 

    Etiquetas:
    vacuna, vacuna contra coronavirus, fiebre amarilla, pandemia de coronavirus, pandemia, COVID-19
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook