En directo
    Salud
    URL corto
    0 32
    Síguenos en

    Algunos expertos piensan que los bebés nacidos durante la pandemia de COVID-19 están destinados a tener dificultades, pero hay otros que piensan que no será tan determinante. Lo cierto es que el estrés extremo al que se están enfrentando las personas gestantes, puede trasladarse a sus fetos. ¿La pandemia parirá "bebés traumados"?

    Que la pandemia ha sumado estrés a las cotidianidades es sabido por todos, porque si vamos al caso, ¿quién es capaz de no sufrir ni un poco de estrés? La noticia es que los científicos están estudiando qué sucede con los bebés que nacieron en pandemia, los fetos y los bebés que se parirán. Están debatiendo si los bebés que nacen durante las cuarentenas sufrirán un deterioro en su salud por el resto de sus vidas.

    Uno de los estudios a largo plazo más prometedores es el que está dirigiendo la radióloga Catherine Lebel, de la Universidad de Calgary, Canadá. Según publicó la revista de ciencia National Geographic (NatGeo), ella está monitoreando mensualmente a personas embarazadas en todo Canadá, y siguiendo los resultados de sus bebés después del nacimiento para ver qué impacto tiene el aislamiento por la cuarentena. 

    Lebel y otros investigadores dicen que la tensión y el aislamiento excesivos que las embarazadas están experimentando pueden estar afectando a sus fetos, lo que, según se explica en NatGeo, podría sentar las bases para que la ahora llamada "Generación C" muestre una serie de condiciones cognitivas, mentales, emocionales y físicas negativas.

    El proyecto COVID-19 de Lebel ya ha dado "algunos resultados preocupantes". En abril, el equipo reclutó a casi 2.000 participantes embarazadas para llenar cuestionarios psicológicos. Entre las encuestadas:

    Basándose en evidencia del pasado, Lebel sospecha que esa tensión puede estar causando cambios fisiológicos en los fetos. 

    "Yo no hablaría de una generación dañada", dijo Lebel a NatGeo. "Pero dentro de 20 años, vamos a ver mayores tasas de depresión y ansiedad que las de las generaciones anteriores".

    Lebel y su equipo saben que aún no podrán entender en completitud si la pandemia influirá o no en los "coronababies", por ello sugieren a las personas gestantes seguir algunas recomendaciones para minimizar los efectos. Hasta ahora, su estudio reveló que las mujeres encuestadas que mostraron menos síntomas de ansiedad y depresión:

    • Contaban con apoyo social.
    • Realizaban actividades físicas.
    • Mantenían relaciones virtuales o socialmente distantes activamente.

    Pero Lebel y su equipo no son los únicos que están trabajando sobre el tema. Es más, hay científicos que opinan lo contrario a lo que ellos postulan. 

    ¿No habrá traumas en los "coronababies"?

    Uno de los científicos que cree que los bebés nacidos en la pandemia no necesariamente estarán destinados a la dificultad, es Noel Hunter, psicóloga clínica y autora de Trauma y Locura en los Servicios de Salud Mental (2018). Según NatGeo, advierte que el concepto de "daño colateral" está demasiado generalizado y se basa en escasas estadísticas.

    "Investigaciones anteriores sólo mostraron una correlación entre problemas posteriores en la salud física y mental de los bebés, y no una causalidad", señaló Hunter a NatGeo. Para ella, estas correlaciones "descuidan las formas en que las situaciones estresantes (como una pandemia en curso) pueden influir en los comportamientos de los adultos hacia los niños". 

    En lugar de culpar al estrés de las personas embarazadas y al período prenatal, Hunter sugiere que el enfoque debería ampliarse para estudiar los traumas persistentes que pueden influir en los niños mucho tiempo después del nacimiento, como la crianza abusiva y el estrés de la infancia, que "también se han relacionado con las consecuencias para la salud a largo plazo".

    Otra de las expertas consultadas por NatGeo, Alisha Ali, psicóloga aplicada de la Universidad de Nueva York en Reino Unido, sostiene que cualquier investigación debe tener en cuenta la forma en que COVID-19 se cruza con, por ejemplo, las vulnerabilidades que ya existen debido al racismo sistémico o a la desigualdad de ingresos. 

    Dicho esto, Ali señala que los padres que se enfrentan a vulnerabilidades sociales pueden requerir asistencia adicional durante el embarazo y período posnatal en la pandemia. 

    "Además de asegurarse de que estos padres tengan una mejor nutrición para ellos y sus recién nacidos, los trabajadores de la salud también deben garantizar que tengan un apoyo social continuo", dijo Ali a NatGeo. 

    En ese sentido, Hunter recomienda encontrar actividades divertidas que ayuden a desestresarse, como juegos de mesa, cantar karaoke, hacer un vídeo TikTok, o realizar una búsqueda del tesoro. "Los niños estarán bien en su mayoría si sus padres se cuidan a sí mismos y se centran en lo que es más significativo en la vida", dijo Hunter a NatGeo. "Cuando trabajamos juntos y nos apoyamos mutuamente, podemos superar casi cualquier cosa".

    Etiquetas:
    COVID-19, pandemia de coronavirus, pandemia, embarazo, bebé
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook