En directo
    Salud
    URL corto
    0 20
    Síguenos en

    La Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó que podría haber hasta 100.000 muertes adicionales por malaria; esto, debido a que la crisis por COVID-19 ocasionó una interrupción de los tratamientos.

    De acuerdo con el informe anual del Programa Global contra la Malaria de la OMS, la falta de acceso a tratamientos contra la malaria —también conocida como paludismo— podría generar un aumento de muertes más por esta enfermedad, la cual mató 409.000 personas en 2019.

    En el informe presentado por el director de dicho programa, Pedro Alonso, se expone que en 2019 los casos de malaria ascendieron a 229 millones, con un total de 409.000 muertes, lo cual representó un descenso de apenas 0,5% respecto a las 411.000 de 2018.

    Según la estimación de los expertos, la falta de acceso a tratamientos contra la malaria en medio de la crisis de COVID-19 podría producir entre 19.000 y 100.000 muertes más de esta enfermedad en relación con la tendencia de los últimos años.

    "Hay que intentar evitar la falsa dicotomía de que o bien hay que luchar contra la malaria o contra el COVID-19", explicó Alonso, quien ha dedicado su vida a la lucha contra la malaria.

    Falta de fondos contra la malaria

    El informe muestra que ha habido una disminución significativa de la incidencia de malaria a nivel mundial, en especial en África, el continente con mayor número de casos; sin embargo, también se indica que el progreso del combate de esta enfermedad se ha frenado en el último lustro, situación que podría recrudecerse durante el 2020.

    A principios de siglo unas 736.000 personas morían de malaria, cifra que se ha reducido en un 45% de fallecidos en los últimos años; esto a pesar de que la población de África Subsahariana ha aumentado a casi el doble en las últimas décadas.

    De igual forma, la OMS señaló que durante 2019 se recaudaron unos 3.000 millones de dólares de los 5.600 millones que se necesitan. En este sentido, la organización alertó que "la escasez de fondos dificulta el acceso a herramientas de lucha contra el paludismo que ya han sido probadas".

    Dado que África concentra más del 90% de casos de malaria, Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, comentó que "es hora de que los dirigentes de África y del resto del mundo se movilicen una vez más para enfrentar el desafío que supone el paludismo".

    África: el continente más vulnerable ante la malaria

    Seis países del continente concentran el 50% de los contagios a nivel mundial, estos son: Nigeria, República Democrática del Congo, Tanzania, Níger, Mozambique y Burkina Faso.

    La mayoría de los países en los que la malaria es endémica se encuentran en África Subsahariana, pero a esta problemática se suman los contagios de COVID-19. Por lo que, la OMS advirtió que la pandemia podría generar un incremento de muertes debido a que se han suspendido hasta el 45% de los tratamientos para tratar esta enfermedad.

    "La malaria causa cada año en África una caída del crecimiento económico del 1,3 %, y con la pandemia de COVID se teme que la región sufra su primera recesión en 25 años", alertó el director regional de la OMS en el continente, Matshidiso Moeti.

    Sobre este punto agregó "la difícil situación exige compromisos renovados para sostener y acelerar los progresos que se hicieron en la lucha contra la malaria, una enfermedad que mata a muchos más africanos [384.000 en 2019] que otras de las que se habla mucho más, como el Ébola o COVID".

    Etiquetas:
    COVID-19, malaria, África
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook