En directo
    Salud
    URL corto
    0 640
    Síguenos en

    Dimitris Kouvelas, especialista y profesor de farmacología clínica de la Universidad de Aristóteles de Tesalónica, valoró las características con las que fue desarrollada la vacuna rusa Sputnik V que permitieron sea segura y no cause efectos secundarios de gravedad.

    "Sputnik V es una vacuna producida con una tecnología de larga data, de aquellas que siempre hemos tenido. Para su desarrollo se utilizaron dos tipos diferentes de virus inofensivos para el ser humano. Se usó su combinación, es decir, los 'productos quiméricos' que al igual que una quimera creada de las partes de animales son capaces de inducir una respuesta inmunológica. Es así que nuestro cuerpo genera una reacción como si estuviese infectado con coronavirus. Así se producen los anticuerpos, que también se aplican al SAR-CoV-2", explicó Kouvelas a Sputnik.

    Añadió que la ventaja de Sputnik V es que se sabe lo que es y cómo fue desarrollada, por eso "no se espera ningún efecto secundario serio de este tipo de vacunas". Las vacunas que se han estado usando durante años no tienen efectos secundarios porque son de alta pureza, cuidadosamente diseñadas.

    Sin embargo, Kouvelas notó que esta vacuna no debe ser aplicada a los grupos más vulnerables de la sociedad, como las personas con inmunidad debilitada ya que no tendría ningún efecto en ellas y continuarían siendo vulnerables al contagio.

    "Si le aplicamos la vacuna a una persona que toma cortisona debido a una enfermedad autoinmune, no funcionará porque su inmunidad está debilitada. Por el bien de estas personas y las personas adultas mayores, es necesario lograr la inmunidad de la mayoría, es decir, vacunar a todos los demás para proteger a las personas que no pueden ser vacunadas. Este es el enfoque de las vacunas clásicas", enfatizó.

    Las características de desarrollo de Sputnik V son las de una vacuna que pertenece al tipo tradicional de vacunas, mientras que las vacunas de Pfizer y Moderna pertenecen al tipo genético y su proceso es diferente.

    ¿Qué tiene de malo la vacuna de Pfizer?

    "Pfizer desarrolló una droga, no puedo ni siquiera darle un nombre, porque no es una vacuna en el sentido clásico de la palabra, es algo completamente nuevo. Esta droga es un ARN de coronavirus artificial sintético, una secuencia de ARN básico que cuando se inyecta en el cuerpo penetra y se integra en las células. Trabajará como un mensajero de ARN y sintetizará una proteína en nuestras propias células, así nuestras propias proteínas producirán información antigénica que estimulará la producción de anticuerpos en el organismo", explicó.

    Agregó que este esquema es similar a la aparición de una enfermedad autoinmune, aunque muy limitada a este caso. Los anticuerpos se crearán y no dañarán ningún órgano, pero estarán allí esperando una posible invasión de coronavirus para destruirlo.

    La ventaja es que no se utilizan proteínas extrañas y por lo tanto no se producen alergias u otros efectos secundarios. "Teóricamente es una opción ideal", según Kouvelas que desconfía de este método porque le parece extraño que durante muchos años los científicos hayan enfrentado a serios obstáculos para transportar el ARN sin utilizar ningún "portador intermediario" y un día inesperadamente el problema de años se soluciona sin proporcionar información, ni la literatura científica de cómo se logró.

    "De repente, muy rápidamente y sin conocimiento previo, dos empresas [Pfizer y Moderna] vienen y dicen: 'Hemos resuelto los problemas que teníamos', mientras que hasta ahora cuando era necesario transportar ARN con fines de investigación, se utilizaban virus modificados para el genoma deseado o algunos fagos [virus para los microbios] y se colocaban microbios para sintetizar la proteína necesaria", concluyó.

    Etiquetas:
    COVID-19, pandemia de coronavirus, coronavirus, vacuna, efectivo, efecto, Sputnik V (vacuna), salud, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook