En directo
    Salud
    URL corto
    0 211
    Síguenos en

    No, los pasteles y galletas no te salvarán de la depresión. La nutricionista rusa Elena Solomatina explicó a Sputnik por qué los dulces no podrán salvarte del mal humor y dió algunas recomendaciones para sentirse bien.

    Ante todo, el estado emocional puede verse afectado por el azúcar, afirma la especialista. Con el aumento del azúcar también se libera mucha insulina, pero el nivel de glucosa en el torrente sanguíneo cae rápidamente y entonces uno se siente deprimido e irritado, explica.

    "Con irritabilidad y mal humor se puede determinar que una persona tiene una subida de azúcar", advierte la especialista.

    En primer lugar, estas subidas pueden aparecer entre individuos que a menudo consumen azúcares simples, como dulces y productos de pastelería, así como harina y granos procesados, señala Solomatina.
    Los alimentos que contienen grasas trans también provocan un empeoramiento en el estado de ánimo, afirma la nutricionista.

    "Galletas, pasteles (...) incluso el pan, la margarina que se añade allí, también pueden provocar mal humor, ya que destruyen la membrana celular y las fibras nerviosas", asegura Solomatina.

    Además, la experta recomienda elegir café natural en lugar de bebidas energéticas. El efecto de ánimo que dan las bebidas energéticas es de corta duración y después de un flujo de energía llegan de repente la melancolía y la somnolencia, enfatiza.

    Gracias a un dictamen de la OMS, las autoridades sanitarias de varios Estados han hecho esfuerzos por reducir el consumo de azúcar de su población, que están directamente relacionados con problemas de salud como la obesidad o la diabetes.

    Sin embargo, en países como la India, que produce más azúcar de la que necesita, las autoridades han optado por instar a la población a consumir más 'veneno blanco', como lo han bautizado algunos nutricionistas.

    Etiquetas:
    pasteles, azúcar
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook