En directo
    Salud
    URL corto
    1280
    Síguenos en

    Investigadores de la Universidad ITMO (San Petersburgo) y de la Universidad de Toronto han desarrollado un material basado en gelatina y celulosa nanocristalina que puede combatir las bacterias resistentes a los antibióticos y acelerar el proceso de curación de las heridas.

    En el futuro, este material podría ser utilizado en la producción de gel para heridas.

    Un artículo sobre los resultados de la investigación fue publicado en la revista Chemistry of Materials.

    Cada vez que se utilizan antibióticos resulta en que las bacterias supervivientes desarrollan una resistencia a estos medicamentos y son cada vez más difíciles de combatir. Por esta razón, los investigadores de todo el mundo buscan nuevas formas de enfrentar las infecciones sin usarlos. Esto es especialmente relevante cuando se trata del tratamiento de heridas que son capaces de causar sepsis.

    "Un vendaje para heridas debe poseer cualidades antibacterianas para, como mínimo, no causar una infección. Actualmente existe una tendencia mundial a reducir el uso de productos antibacterianos convencionales debido a que las bacterias desarrollan resistencia a los antibióticos. Hemos sugerido una forma alternativa de tratar el problema", explica Elena Kóshel, profesora asociada del Cluster ChemBio de la Universidad ITMO.

    Los investigadores rusos y canadienses han propuesto el uso de biomateriales para crear un hidrogel que facilite el proceso de curación al proporcionar condiciones favorables para el crecimiento de las células y prevenir la reproducción de bacterias. El apósito también tiene un mecanismo para indicar cuándo debe cambiarse.

    La base del material es celulosa y gelatina nanocristalina modificada. Los componentes se unen mediante un método especial que asegura una fuerte unión entre ellos. El uso de la celulosa y la gelatina permite crear una capa que protege la herida al tiempo que proporciona condiciones favorables para la curación natural. Además, la textura húmeda y suave del gel asegura que el cambio del apósito no causará más daño a la herida.

    "Debido a que la celulosa es capaz de adsorber los iones de hierro que proporcionan nutrición a las bacterias, el material previene la propagación de la infección. Además, lo hemos hecho ópticamente activo: la exposición a la luz ultravioleta hace que emita un brillo en la banda azul del espectro. Si la venda aún no ha agotado su capacidad de adsorción de iones, producirá una respuesta óptica; si está completamente cubierta de iones, no se producirá ninguna respuesta", revela Elena Krivoshápkina del Cluster ChemBio de la Universidad ITMO.

    Etiquetas:
    medicina, medicamentos, heridos, salud, antibióticos
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook