En directo
    Salud
    URL corto
    0 30
    Síguenos en

    Una mujer que sufre de leucemia y también enferma del COVID-19 resultó ser contagiosa durante 70 días a pesar de que nunca mostró síntomas de la enfermedad. Normalmente, las personas inmunocomprometidas no suelen ser infecciosas después de 20 días.

    La estadounidense, de 71 años, tenía un tipo de leucemia, por lo que su sistema inmunológico estaba debilitado y era menos capaz de limpiar su cuerpo del coronavirus SARS-CoV-2. Aunque los investigadores han sospechado que las personas con un sistema inmunológico debilitado eliminan el virus en un proceso más largo de lo normal, no se sabe de cuánto tiempo se trata exactamente. 

    La información recién obtenida contradice los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, que dicen que las personas inmunocomprometidas con el COVID-19 probablemente no sean infecciosas después de 20 días.

    "A medida que este virus continúe propagándose, más personas con una variedad de trastornos inmunosupresores se infectarán, y es importante comprender cómo se comporta el SARS-CoV-2 en estas poblaciones", recalca el autor principal del estudio publicado en la revista Cell, Vincent Munster, virólogo del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas de EEUU.

    La mujer se infectó a finales de febrero en un centro de rehabilitación en Washington donde era una paciente. Fue hospitalizada por anemia relacionada con su cáncer el 25 de febrero, y el 2 de marzo dio positivo del COVID-19. 

    Durante las siguientes 15 semanas, la mujer se hizo la prueba del COVID-19 más de una docena de veces. El virus se lo detectaron en el tracto respiratorio superior durante 105 días; y las partículas del virus infecciosas —capaces de propagar la enfermedad— fueron detectadas durante al menos 70 días

    Los investigadores fueron capaces de aislar el virus de las muestras de la paciente y cultivarlo en un laboratorio. También realizaron la secuenciación genética del SARS-CoV-2 en el curso de la infección de la mujer y vieron que el virus desarrolló varias mutaciones con el tiempo. Sin embargo, las mutaciones no afectaron a la rapidez con la que se replicó el virus. 

    Además, los autores del estudio no vieron pruebas de que ninguna de esas mutaciones diera al virus una ventaja de supervivencia, porque ninguna de las variantes mutadas se convirtió en dominante.

    Las personas con el COVID-19 suelen ser contagiosas durante unos ocho días después de la infección. Anteriormente, el período más largo durante el cual una persona diseminó la enfermedad ascendía a 20 días.

    La razón más probable por la que la mujer fue contagiosa durante tanto tiempo es porque su cuerpo no tenía una respuesta inmunológica adecuada y las muestras de sangre de la mujer no parecían contener anticuerpos contra el virus.

    La paciente fue tratada con dos rondas de plasma de pacientes recuperados del COVID-19 que contiene anticuerpos contra la enfermedad. Después del segundo tratamiento ya no mostraba signos de enfermedad, aunque no se sabe si fue por el tratamiento.

    Etiquetas:
    leucemia, COVID-19, salud
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook