En directo
    Salud
    URL corto
    Por
    3112
    Síguenos en

    Ante el nuevo aumento de contagios de COVID-19 en varias partes del mundo, las autoridades sanitarias de diversos países han comenzado a tomar medidas para tratar de frenar la incidencia de casos.

    Desde mediados de octubre, autoridades de Francia, España, Alemania e Irlanda del Norte anunciaron medidas más estrictas para frenar los contagios. El 17 de octubre, por ejemplo, el Gobierno francés implementó un toque de queda nocturno desde las 21:00 horas en ocho ciudades, inlcuida la capital, París.

    "El toque de queda durará cuatro semanas e iremos al Parlamento para extenderlo hasta el 1 de diciembre. Seis semanas es el tiempo que creemos útil", explicó el mandatario francés, Emmanuel Macron.

    A su vez, la canciller de Alemania, Angela Merkel, acordó con las autoridades regionales medidas de alerta rápida destinadas a permitir una actuación más efectiva para evitar un "aumento descontrolado" de contagios, así como un nuevo cierre de la vida pública del país europeo.

    Los alemanes implementarán dos escalas de incidencia. A partir de una tasa de 35 casos por 100.000 habitantes en un periodo de siete días se extenderá el uso obligatorio de la mascarilla en los lugares donde no se pueda mantener la distancia personal. Si la incidencia crece a 50 infecciones, se establecerán límites a la vida nocturna a partir de las 23:00 horas. Esto implica la prohibición del consumo de alcohol, así como de fiestas o reuniones de más de 10 personas.

    "Nos esperan meses difíciles… ¿Cómo será el invierno y cómo será nuestra Navidad? Eso se decidirá en los próximos días y semanas, y lo decidirá nuestra conducta", advirtió Merkel en su mensaje semanal del 17 de octubre.

    Por su parte, en España la región de Cataluña decidió clausurar todos sus bares y restaurantes durante 15 días. Asimismo, en Madrid se establecieron nuevas restricciones de movilidad, las cuales implican el cierre de accesos en los barrios más afectados.

    El ministro de Sanidad español, Salvador Illa, mencionó la posibilidad de que esas medidas se extiendan al resto del país. No obstante, para ello sería necesario decretar un estado de alarma, ya que las regiones autónomas en España tienen derecho a decidir por su cuenta en materia de salud pública.

    De manera similar, el Gobierno de Italia emitió un decreto a fin de permitir que los alcaldes del país puedan clausurar las zonas más concurridas de sus ciudades para frenar los contagios. Las regiones de Lombardía y Campania anunciaron el 20 de octubre que aplicarán las restricciones por las noches.

    "No podemos perder tiempo para evitar un nuevo confinamiento general, el país no puede permitírselo" expuso el primer ministro, Giuseppe Conte.

    Rusia, por su parte, ha optado hasta el momento por no tomar medidas drásticas, aunque en Moscú, principal foco de contagios de ese país se ha reiterado el llamado a la población para mantener el distanciamiento físico, usar cubrebocas, trabajar de preferencia desde casa y cuidar la higiene personal.

    En Irlanda del Norte también destaca la prohibición a las reuniones en interiores con familiares y amigos con quienes no se conviva diariamente, así como los cierres de bares y restaurantes, aunque con la posibilidad de vender comida para llevar hasta las 23:00 horas.

    Sin embargo, en esa nación las peluquerías, salones de belleza y masajes también deberán cerrar. Además, se pidió a las universidades que den sus cursos en línea, al tiempo que para los estudiantes de primaria y secundaria se ampliaron las vacaciones hasta el 1 de noviembre.

    El otras partes del Reino Unido también implementará nuevas medidas de confinamiento a nivel local. En Gales y Manchester, por ejemplo, se aplicarán medidas adicionales ante la aceleración del nuevo brote de COVID-19.

    Las Américas

    En Estados Unidos el registro de casos nuevos ha aumentado en 44 estados. Los incrementos más marcados se presentan en las regiones del centro-norte y las grandes llanuras, donde la población ha mostrado una alta tasa de rechazo al uso del cubrebocas y otras medidas preventivas.

    El promedio de nuevos casos diarios en territorio estadunidense se ha incrementado de 40.000 a más de 52.000 en las últimas semanas, según la Universidad Johns Hopkins. Ante esto, el experto del Gobierno estadunidense en enfermedades infecciosas, Anthony Fauci, dijo que la ciudadanía deberá reflexionar sobre la posibilidad de celebrar reuniones con motivo del Día de Acción de Gracias.

    Por otra parte, en México las autoridades de Salud han alertado sobre la posibilidad de que haya un incremento en los casos de COVID-19. En ocho entidades se observan signos de rebrotes, aunque hasta el momento sólo el gobierno de la Ciudad de México ha perfilado la posibilidad de aplicar medidas adicionales para reducir los contagios, tales como restricciones en horarios y días de actividades laborales.

    Igualmente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó el 19 de octubre sobre la posibilidad de que el continente americano observe próximamente un rebrote de casos del nuevo coronavirus. En particular, el organismo alertó que Argentina y Colombia están cerca de superar la barrera del 1.000.000 de contagios, por lo que alertó a los Gobiernos sobre la importancia de no relajar las medidas para contener a la COVID-19.

    América se mantiene como la región más afectada del mundo, con 18,7 millones de contagios y 607.000 muertos por causa del virus SARS-CoV-2. No obstante, en las últimas semanas se ha observado que su población ha relajado sus precauciones frente al virus, pues poco a poco ha retomado sus actividades con menos restricciones.

    Asia

    China, epicentro de la pandemia, ha fortalecido sus medidas a partir de que en julio se presentó un incremento de casos positivos de COVID-19. Desde entonces, en las zonas consideradas como focos de contagio las autoridades realizan pruebas masivas en los habitantes, a fin de frenar la propagación de la enfermedad.

    En junio, un rebrote provocó la ejecución de un confinamiento estricto en la provincia de Anxin, el cual implicó restricciones a la movilidad de la población. Pese a ello, algunos expertos han advertido sobre un "inevitable" rebrote de coronavirus en China.

    "Ahora que Europa está pasando por una segunda ola, es inevitable que nosotros veamos una segunda ola de contagios", consideró el director del Departamento de Enfermedades Infecciosas del hospital de Huashan, en Shanghái, Zhang Wenhong.

    En Japón también se observó un crecimiento de casos positivos a partir de junio. Aunque en su primera etapa los contagios apenas superaban los 700 casos diarios, en julio el registro superó los 1.000 enfermos por día.

    Ante esto, las autoridades centraron su atención en ubicar los grupos de infecciones y atacar las causas subyacentes. Al tratarse de lugares de reunión superpoblados, como gimnasios y clubes nocturnos, se pudo rastrear pronto los focos de infección y contenerlos de nueva cuenta.

    Varios países, como Tailandia y Australia también impusieron restricciones a los viajes provenientes del extranjero como medida de precaución para reducir la incidencia de casos locales.

    A nivel mundial, los casos positivos de COVID-19 suman 40.601.835, así como 1.121.308 fallecidos, según la Universidad Johns Hopkins. Hasta el 20 de octubre, Estados Unidos se mantiene a la cabeza como el país más afectado por la pandemia, con 8.237.630 contagios y 220.609 muertos.

    Etiquetas:
    pandemia de coronavirus, pandemia, coronavirus, China, Rusia, EEUU, Francia, Italia, España, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook