En directo
    Salud
    URL corto
    0 720
    Síguenos en

    Los países ricos podrían volver a la normalidad a finales de 2021 si aparece una vacuna contra el COVID-19 que funcione, sea fabricada rápido y se distribuya de forma adecuada, declaró el fundador de Microsoft, Bill Gates.

    "A finales del año próximo las cosas podrían volver a la normalidad, en el mejor de los casos", afirmó Gates en un evento en línea organizado por The Wall Street Journal. 

    "Todavía no sabemos si estas vacunas tendrán éxito", agregó.

    Gates, que hizo su fortuna con Microsoft, ha donado 36.000 millones de dólares a la Fundación Bill y Melinda Gates, que tiene como objetivo hacer frente a la extrema pobreza y a la mala atención sanitaria.

    El mes pasado la fundación firmó un acuerdo con 16 compañías farmacéuticas que, según Gates, les comprometió a ampliar la fabricación de vacunas a una velocidad sin precedentes, y a asegurarse de que sean distribuidas lo antes posible.

    "Ahora la capacidad tardará tiempo en aumentar. Y por lo tanto, la asignación dentro de EEUU, y entre EEUU y otros países será un punto muy importante de la controversia", señaló Gates. 

    Mientras tanto, el jefe de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom, indicó que una vacuna contra el COVID-19 podría estar lista a finales de este año.

    Asimismo, Gates evaluó los logros de Rusia en la creación de la vacuna contra el coronavirus, sin embargo destacó la falta de ensayos clínicos. 

    El fundador de Microsoft dijo que desde el punto de vista científico las vacunas rusas y chinas eran proyectos perfectamente válidos, pero la ausencia de un estudio de la fase III bien sustentado podría limitar su atractivo fuera de sus respectivos países.

    Gates añadió que su fundación mantiene contactos con Moscú y Pekín, y consulta con muchas compañías farmacéuticas que participan en el desarrollo de la vacuna. "De hecho, hay algunas similitudes [entre las vacunas rusas y chinas] con lo que hacen las compañías occidentales. Pero las empresas occidentales se adelantan en la tercera fase de pruebas", afirmó.

    Asimismo Gates añadió que en Estados Unidos la gente debería pensar en formas de reducir la indecisión sobre una vacuna contra el COVID-19 cuando esté lista.

    "Aquí en EEUU, ya deberíamos estar pensando en qué voces ayudarán a reducir la indecisión. Y así podremos conseguir un nivel de vacunación que realmente tenga una oportunidad de detener [el COVID-19]", declaró refiriéndose a su experiencia en el desarrollo de la vacuna contra la polio y los rumores y teorías de conspiración que la rodeaban.

    El multimillonario también destacó a Corea del Sur y Australia. A su juicio, estos países hicieron el mejor trabajo para equilibrar la competencia entre las necesidades sanitarias y económicas. 

    "Este es un evento exponencial, un poco de inteligencia desde el principio hace una gran diferencia", supuso.

    Mientras tanto, el número de casos confirmados de COVID-19 en el mundo ha superado los 35 millones, según el recuento de la universidad estadounidense Johns Hopkins.

    Rusia registró oficialmente la vacuna desarrollada por el centro Gamaleya el pasado 11 de agosto. El fármaco cuenta con una autorización especial: la vacuna se puede administrar solo a personas de grupos de riesgo y bajo un control estricto.

    Sputnik V (nombre comercial de la vacuna) genera hasta dos años de inmunidad, según sus desarrolladores. La vacuna consta de dos componentes: el primero se basa en el adenovirus humano tipo 26, y el segundo, en el adenovirus humano recombinante del tipo 5. El medicamento se administra dos veces, en un intervalo de 21 días.

    La vacuna pasó dos fases de pruebas y la tercera y definitiva se lleva a cabo ahora.

    Etiquetas:
    Bill Gates, pandemia de coronavirus, coronavirus, vacuna
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook