En directo
    Salud
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    Durante las restricciones impuestas a los conciertos por el COVID-19, los cantantes no dejaban de entretener a sus oyentes en las redes sociales. Hoy la vida cultural poco a poco vuelve a su normalidad y podemos disfrutar de su canto, pero el riesgo de contagiarse sigue allí y no solo por la multitud de personas concentrada en un solo lugar.

    Así, un vídeo, publicado en el canal de YouTube de la Universidad de Nueva Gales del Sur en Sídney (Australia), muestra el alcance de las gotículas suspendidas en el aire que se producen durante el canto, que son capaz de propagar el virus.

    Para poder capturar el rocío de líquido liberado de la boca del cantante, los creadores de la grabación utilizaron luz led y una lente esférica que controlaba el haz de luz.

    Los resultados del experimento, publicados en la revista Clinical Infectious Diseases, han demostrado que cantar en grupo se ha convertido en un riesgo aparente de nuevos brotes de COVID-19, ya que alrededor del 75% de las gotitas respiratorias liberadas se alejan de la boca y no se asientan durante algún tiempo. Este proceso, por su parte, facilita la propagación de patógenos entre un grupo de personas paradas.

    Los investigadores también señalan que cantando una persona puede producir un número sustancialmente mayor de gotitas respiratorias que hablando. No obstante, los científicos británicos aseguran que el riesgo realmente se reduce con tan solo cantar un poco más bajo.

    Etiquetas:
    COVID-19, pandemia de coronavirus, pandemia, canto, sociedad
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook