16:16 GMT19 Septiembre 2020
En directo
    Salud
    URL corto
    0 30
    Síguenos en

    Los directores ejecutivos de nueve compañías farmacéuticas, entre ellas Pfizer, Johnson & Johnson y Merck, emitieron una carta abierta en la que afirmaron que las pruebas de las vacunas contra el COVID-19 no van en contra de los "estándares éticos ni los principios científicos sólidos".

    Los fabricantes subrayaron que "la seguridad y el bienestar de los individuos vacunados" son su principal prioridad.

    El director del Fondo de Inversión Directa de Rusia, Kiril Dmítriev, declaró que, aunque bienvenido, "este compromiso de seguridad publicado por algunas de las mayores compañías farmacéuticas es insuficiente porque no tiene en cuenta la falta de estudios a largo plazo acerca de los efectos cancerígenos y el impacto sobre la fertilidad de las tecnologías de vacunas recientemente desarrolladas, como el ARNm o la plataforma de vectores de adenovirus de monos". 

    La producción de la vacuna Sputnik V
    © Foto : Servicio de prensa del RFPI
    A diferencia de la plataforma de vectores de adenovirus humano utilizada en la vacuna rusa Sputnik V, prosigue Dmítriev, las plataformas de vectores de adenovirus del ARNm de monos no han sido objeto de estudios durante un largo período de tiempo. 

    "Dado que algunas de las empresas que desarrollan estas vacunas tomaron el compromiso de seguridad, nos gustaría subrayar que la salud y seguridad pública no solo requieren la evidencia a corto plazo de la ausencia de efectos adversos graves, sino también la seguridad y la eficacia demostradas por los resultados de estudios a largo plazo", según Dmítriev.

    Al unirse a dicho compromiso de seguridad, estas compañías también están presionando a los países que compran sus vacunas para que les otorguen una indemnización completa de las demandas. 

    "Creemos que los reguladores internacionales deberían exigir pruebas a largo plazo acerca de la ausencia de efectos adversos graves a la hora de considerar las vacunas candidatas para registrarlas en sus países. También opinamos que las compañías farmacéuticas deberían asumir la responsabilidad en sus compromisos acerca de los posibles efectos adversos graves causados por las vacunas que producen, además de hacer públicos los riesgos en el caso de que los individuos experimenten efectos adversos negativos luego de someterse a la vacunación", concluyó Dmítriev.

    Aquí se puede leer el texto completo de la carta abierta. Y estas son las respuestas a las preguntas más populares sobre la vacuna rusa Sputnik V.

    Etiquetas:
    COVID-19, Sputnik V (vacuna), vacuna
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook