En directo
    Salud
    URL corto
    0 25
    Síguenos en

    Alrededor del mundo la comunidad científica se ha dedicado a estudiar cómo detener y tratar el COVID-19. Mientras tanto, fármacos, remedios caseros, y hasta peligrosos compuestos químicos se popularizan entre la población, que busca encontrar sus propias formas de protegerse. Pero, ¿cuáles son estos métodos? ¿Es conveniente utilizarlos?

    Cada vez son más países los que ponen sus expectativas en la vacuna rusa contra el COVID-19. La pandemia no cesa y, mientras tanto, las personas buscan protegerse de una u otra forma. 

    Durante los meses de la crisis sanitaria mundial han surgido varios remedios mágicos que, presuntamente, podrían curar la enfermedad. La posibilidad de adquirirlo en cualquier supermercado o farmacia facilita que las personas prueben, con lo que sea, algo que los proteja. 

    Sin embargo, las autoridades sanitarias han advertido en reiteradas ocasiones acerca de esta clase de soluciones. Por el momento, ninguno de estos remedios caseros o fármacos han demostrado ser útiles para prevenir o curar el COVID-19. Aun así, algunos pueden tener propiedades positivas para la salud, mientras que otros, por el contrario, son nocivos y deben ser evitados. Conoce cuáles son.

    Fármacos y químicos contra el COVID-19: peligrosos 

    • Hidroxicloroquina

    El fármaco favorito del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, no es efectivo contra el COVID-19, según han sostenido especialistas y se ha demostrado en investigaciones.

    Aunque fue probado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), en julio decidieron discontinuar las pruebas por falta de evidencia de su efectividad. "Los resultados provisionales del ensayo muestran que la hidroxicloroquina y el lopinavir/ritonavir producen poca o ninguna reducción en la mortalidad de los pacientes hospitalizados con el COVID-19 en comparación con el patrón de tratamiento", por lo que los ensayos "terminan de inmediato", explicó el organismo en un comunicado.

    • Dióxido de Cloro

    Un compuesto químico utilizado habitualmente como desinfectante llamado dióxido de cloro ha sido desaconsejado por las autoridades sanitarias. 

    Se ha vuelto popular en países como Argentina, pero las consecuencias de su consumo pueden ser sumamente nocivas para la salud, ya que en grandes cantidades genera hipoxia, falta de circulación y severos problemas respiratorios. 

    Remedios caseros y naturales contra el COVID-19 (h2)

    • Moringa 

    La Moringa oleifera, conocido como moringa o ben, es un pequeño árbol de origen asiático que se encuentra también en América Latina. Durante la pandemia de COVID-19 en Colombia, se hizo popular su consumo para prevenir la infección del virus SARS-CoV-2, especialmente en la población carcelaria.

    Fuente de diversas propiedades alimenticias según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), sus hojas son ricas en proteínas, vitaminas A, B y C, y minerales, y su consumo es particularmente recomendable para mujeres embarazadas y lactantes, así como para niños pequeños.

    "Los productos de moringa tienen propiedades antibióticas, contra el tripanosoma y la hipotensión, antiespasmódicas, anti-ulcerosas, anti-inflamatorias, hipocolesterolémicas e hipoglucémicas", se enumera en el documento.

    El médico e infectólogo colombiano Otto Sussmann explicó al semanario de Colombia Semana que aunque "puede ayudar al sistema inmune, no está probado que esto reduzca las posibilidades de contraer ningún virus”. 

    • Resveratrol

    Una sustancia química antioxidante llamada resveratrol ha sido citada también como útil para combatir los efectos del COVID-19. Está presente en el vino tinto, en la piel de la uva roja, el jugo de la uva morada, las moras y en menor cantidad en los cacahuetes, y suele utilizarse médicamente para el tratamiento del colesterol alto.

    Sin embargo, la evidencia científica sobre la utilidad del resveratrol frente al coronavirus es nula, según sostuvo a Sputnik Alexandr Guíntsburg, director del Centro Nacional de Investigación Gamaleya.

    "El estado del paciente ahora solo lo pueden aliviar los anticuerpos para un cierto tipo de virus, nada más. Y todo lo demás no funciona para nada. Si una persona está enferma, en lugar de nueces o cacahuetes es mejor inyectarle anticuerpos ya preparados para bloquear el virus", explicó el médico.

    La OMS ha reiterado que "beber alcohol no lo protegerá de la COVID19 y podría ser peligroso", ante los rumores de que beber vino u otras bebidas alcohólicas podrían evitar el contagio de la enfermedad. Al contrario, "el consumo frecuente o excesivo de alcohol puede aumentar el riesgo de sufrir problemas de salud", sostienen desde el organismo. 

    • Artemisa

    En África es muy popular el uso de la artemisa para tratar la gripe, problemas estomacales e incluso la malaria. La Artemisia vulgaris es una especie de planta de la familia de las asteráceas muy común en el continente, y pronto se volvió allí uno de los remedios caseros contra el COVID-19.

    En Madagascar, por ejemplo, comenzó a fomentarse el comercio y su presidente, Andry Rajoelina, sostenía por abril que la planta estaba curando a los enfermos de la pandemia. 

    Aunque hubo pruebas que demostraron una eficacia antiviral en la planta, por ejemplo las investigaciones del Instituto Max Planck de Alemania, su efectividad contra el COVID-19 no ha sido comprobada. 

    • Mezclas naturales

    Alimentos como el jengibre, la miel, el limón, el eucalipto y el ajo han sido los protagonistas de recetas mágicas que se difunden por internet bajo la promesa de que pueden detener la infección del virus. 

    Cientos de fórmulas distintas se han popularizado y, aunque es cierto que muchos de estos ingredientes tienen propiedades antioxidantes, así como también son buenos para la salud de las vías respiratorias y el sistema respiratorio, no hay evidencia científica de que sean útiles contra el COVID-19.

    Etiquetas:
    pandemia de coronavirus, coronavirus, COVID-19
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook