En directo
    Salud
    URL corto
    0 421
    Síguenos en

    En 2020 la ciencia no ha parado de investigar formas de prevención, tratamiento y cura de COVID-19. Ahora, un inesperado recurso preventivo ha surgido entre los temas puestos a estudio y generado mucha curiosidad: el uso del enjuague bucal. Pero ¿es realmente efectivo?

    Es sabido que el virus SARS-CoV-2, responsable de la pandemia de COVID-19, se transmite con mayor facilidad a través de las mucosas de los ojos, nariz y boca. Por ello, se ha hecho hincapié en el cuidado de estas potenciales puertas de infección, por ejemplo a través del uso de tapabocas y el lavado frecuente y eficiente de manos (que trasladan esas mucosas de una superficie a otra sin que nos demos cuenta).

    A fines de junio, investigadores del Grupo de Etiología y Tratamiento de las Enfermedades Periodontales y Perimplantarias de la Universidad Complutense de Madrid elaboraron un análisis de la revisión bibliográfica de artículos científicos centrados en el coronavirus, la enfermedad COVID-19, cavidad oral y agentes antimicrobianos para tener mayor conocimiento sobre el tema.

    Titulada ¿Es relevante la cavidad oral para el SARS-CoV-2?, el estudio llegó a una conclusión contundente y es que el uso de antisépticos bucales pueden "reducir la severidad del COVID-19 y el riesgo de transmisión mediante un descenso de la carga viral en la boca en los individuos infectados", indica el texto.

    Por su parte, la Universidad de Cardiff, Reino Unido, publicó una investigación en la que se analizan las propiedades de los distintos tipos de enjuague bucal y sugirió que se considere ponerlos a prueba para verificar si efectivamente tienen efecto en el coronavirus. 

    El estudio explica que el virus SARS-CoV-2 está envuelto en una membrana lipídica externa y que algunos componentes de ciertos enjuagues bucales —como el etanol, la clorhexidina, cloruro de cetilpiridinio, peróxido de hidrógeno y povidona yodada— alteran dicha membrana, lo que puede debilitar el virus. 

    "Aquí, evaluamos las formulaciones existentes de enjuagues bucales para determinar su capacidad potencial de alterar la envoltura lipídica del SARS-CoV-2, en función de sus concentraciones de componentes, y concluimos que varios merecen una evaluación clínica. Respaldamos directamente la idea de que el enjuague oral debe considerarse como una forma potencial de reducir la transmisión del SARS-CoV-2", sostienen.

    Prevención e inmunidad: no es lo mismo

    Aunque resta estudiar los beneficios concretos que pueden llegar a tener ciertos antisépticos bucales frente al COVID-19, esto no significa que su uso sea a prueba del virus. De hecho, expertos han hecho hincapié en no confundir sus beneficios con una falsa inmunidad.

    En un documento elaborado por la Universidad de Harvard, de Estados Unidos, en el que aparecen varios 'mitos' acerca de la prevención del coronavirus, se menciona este punto. "Hacer gárgaras regularmente con agua salada o salina puede ayudar a prevenir la infección del nuevo coronavirus, ya que enjuaga al virus de la boca: falso", puede leerse.

    La explicación es contundente: "No hay evidencia de que hacer gárgaras regularmente haya protegido a las personas de la infección con el nuevo coronavirus. Si bien esto puede ayudar a aliviar el dolor de garganta, esta práctica no evitará que el virus ingrese a los pulmones, así como tampoco el beber sorbos frecuentes de agua".

    También en Tenerife, Islas Canarias, profesionales de la salud bucal advirtieron a través de un comunicado que no cualquier enjuague bucal es efectivo para evitar la propagación del virus. 

    ​"En los últimos días han surgido varias informaciones sobre estudios que apuntan a que los colutorios podrían ser útiles en la prevención del contagio de la COVID-19. Sin embargo, esto puede inducir al error de pensar que cualquier enjuague bucal serviría para este fin", reza el comunicado. 

    Además, aclaran que el uso de ciertos enjuagues bucales podrían ser perjudiciales para la salud de ciertas personas, por lo que recomiendan al paciente consultar a su odontólogo de confianza acerca de qué clase de solución utilizar. 

    Etiquetas:
    pandemia de coronavirus, pandemia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook