En directo
    Salud
    URL corto
    Por
    Rebrotes y la 'nueva normalidad' en España (202)
    0 03
    Síguenos en

    El incremento en el número de casos de contagio por COVID-19 en España ponen en guardia a las autoridades sanitarias, cuyos responsables declaran que se decretará de nuevo el estado de alarma si fuera necesario. Hay 15 regiones afectadas, aunque algunas lo están de forma puntual y la media de edad de los afectados es inferior a 50 años.

    Tras la derogación del estado de alarma el pasado 21 de junio de forma general en todo el Estado y la entrada en la nueva normalidad, los casos de infección por coronavirus fueron sufriendo altibajos dentro de unas cifras mínimas hasta que el 8 de julio se registró un aumento de más del doble de infectados.

    Con una cifra de 257 notificaciones el día 8 (el 7 se detectaron 124), la inquietud se instala con los datos recibidos del día 9, cuando el Ministerio de Sanidad registró 241 nuevos positivos. Según datos de este ministerio, hasta 1.431 personas han desarrollado síntomas de la enfermedad en las dos últimas semanas, de las que 391 corresponden a los últimos siete días. Con los 12 fallecidos de esta última semana, la mortalidad en España por COVID-19 asciende a 28.403 decesos, según datos del Ministerio de Sanidad a fecha de 10 de julio. En la última semana, han precisado hospitalización 150 personas, de las cuales 5 han ingresado en la UCI.

    De las 15 comunidades autónomas afectadas por los nuevos focos de infección, preocupan especialmente una comarca en la provincia gallega de Lugo (A Mariña) y otra en Cataluña (Segrià, en la provincia de Lérida, con 38 municipios, incluida la capital). En esta última, el Departamento de Salud catalán constata la aparición de 280 nuevas infecciones desde el día 8 de julio.

    En total, hay 73 brotes activos en el país. Al respecto, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha calificado de "normal" esta circunstancia, habida cuenta de la fase de nueva normalidad en la que se halla el país. En declaración al canal televisivo Antena 3, Illa explicó que las autoridades han emprendido "acciones contundentes" en los rebrotes ubicados en la comunidad de Aragón, y en las anteriormente citadas comarcas de A Mariña y Segrià.

    Cabe recordar que estos brotes están interfiriendo en las campañas electorales de las elecciones autonómicas de Galicia y País Vasco, que en principio se celebrarán el próximo día 12 de julio. La Junta Electoral Central ha dictaminado que en la comarca de A Mariña se dan condiciones "adecuadas" para garantizar el voto y la salud, por lo que ha desestimado un recurso interpuesto por las formaciones políticas gallegas Galicia en Común y En Marea.

    Ante esta situación, 10 de los 14 alcaldes de la comarca dirigieron un escrito al Gobierno autonómico, al Ministerio de Sanidad y a la Junta Electoral Central para retrasar los comicios hasta que el brote quede controlado, que de momento afecta a 144 personas. Con las elecciones a la vuelta de la esquina también en el País Vasco, la localidad guipuzcoana de Ordizia registra 58 nuevos casos de infección. Según el Servicio Vasco de Salud, se han practicado en la zona 2.300 pruebas de diagnóstico de tipo PCR desde que en la noche del 5 de julio se activara la alerta.

    El número básico de reproducción o R0, que mide el grado de infectividad, alcanza ya un valor de 1,80 (1 persona puede infectar 1,8 personas más de media), por lo que el riesgo de expansión de la pandemia es total.

    Un nuevo perfil

    El Ministerio de Sanidad informa de algunas diferencias respecto a marzo. En torno al 60% de los nuevos casos de contagio son asintomáticos o de carácter muy leve (en las zonas de rebrote, hasta el 70%), mientras que la edad media de los enfermos se ha rebajado en unos 10 años, estableciéndose en torno a los 47 para hombres y 50 para las mujeres.

    Para el microbiólogo Víctor Jiménez Cid, el alto porcentaje de casos asintomáticos o leves no supone "ninguna novedad". "Ha pasado desde el principio", explica a Sputnik, "en marzo incluso se hablaba de un 80%". Este catedrático de Microbiología de la Universidad Complutense de Madrid señala que las potencialmente aparatosas cifras de los rebrotes en realidad son el producto de la mejora del sistema de diagnóstico y vigilancia epidemiológica. "Ahora, a la mínima sospecha se hacen pruebas. ¿Y qué sale a la luz? Pues lo que no salió a la luz en su día: todos los asintomáticos (a quienes hay que aislar para impedir la transmisión)", afirma."La proporción seguramente era la misma que ahora, lo que pasa es que entonces no lo estábamos detectando".

    Una situación confusa

    El protocolo del Ministerio indica que una transmisión en cadena entre tres personas cabe considerarla un brote (excepto cuando ocurre en una residencia de ancianos, que basta con un único diagnóstico, y cuando se da dentro de una misma familia, también con un número más laxo).

    "Rebrote es un término confuso", explica Víctor Jiménez Cid. "Es un brote de una enfermedad que ya ha tenido un pico epidémico más grande". Y pone el ejemplo de Corea del Sur. "Allí han estado en el escenario en el que nosotros nos encontramos ahora sin haber tenido antes un pico epidémico. Es decir, lo que nosotros llamamos rebrotes, en Corea hablarían de brotes". Este científico, también directivo de la Sociedad Española de Microbiología (SEM) subraya que un brote se puede controlar sin necesidad de medidas severas, que sí habrían de aplicarse en caso de una transmisión comunitaria.

    El problema actual es mantener los nuevos focos bajo control y que no deriven en una "transmisión comunitaria local", dice. En su opinión, "Corea es el ejemplo a seguir, porque lo controlaron muy bien". "Hay que concienciar a la gente", subraya, porque los actuales brotes son consecuencia de "cualquier relajación de las medidas de distanciamiento y contención".

    ¿Está ya aquí la segunda oleada?

    Cataluña es la región que más preocupa. El 10 de julio sus autoridades sanitarias informan de un incremento de 774 casos positivos confirmados por pruebas rápidas o PCR, con respecto al recuento del día anterior.

    El 8 de julio y en declaraciones a Catalunya Ràdio, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, calificó la situación de "preocupante" y no descartó volver a aplicar medidas rigurosas de confinamiento, aunque sería "el último recurso". Al respecto, el microbiólogo Víctor Jiménez valora el comentario del ministro como "un toque de atención, porque ahora ya sabemos cómo contener el virus. En su opinión, el confinamiento "severo" es la medida más eficaz, "aunque ya conocemos su coste socioeconómico".

    "En este punto, la comunidad científica somos precisamente los más talibanes, pues proporcionamos datos, no dogmas".Con todo, este científico admite la posibilidad de evitar una vuelta al confinamiento estricto: "Ahora sabemos cómo evitarlo, en marzo no".

    Por otro lado, sigue el debate científico en torno a la capacidad del virus para desenvolverse en ambientes calurosos. "Hay datos científicos que dicen que el virus se transmite mal con un ambiente caluroso y húmedo, donde además al aire libre sufre la radiación ultravioleta", explica Jiménez Cid, quien aporta el dato de que en el exterior el virus se transmite 19 veces peor, "hay que tener un contacto muy próximo para contagiarse". "El riesgo está cuando nos juntamos en un ambiente cerrado, con mala ventilación y con poca distancia", concluye.

    Tema:
    Rebrotes y la 'nueva normalidad' en España (202)
    Etiquetas:
    infección, Cataluña, Ministerio de Sanidad de España, brote, COVID-19, pandemia de coronavirus, coronavirus en España, coronavirus
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook