En directo
    Salud
    URL corto
    0 50
    Síguenos en

    El área de la salud bucal comienza a retomar sus actividades presenciales en varios países, y aunque se han elaborado distintos protocolos sanitarios para el ejercicio de sus funciones en tiempos de pandemia, los profesionales se debaten si es o no conveniente regresar a la atención presencial de pacientes.

    La reapertura de los servicios odontológicos ha involucrado meticulosos y estrictos protocolos tanto para profesionales como para pacientes, y muchos estiman que lo más pertinente es posponer el retorno a la atención de pacientes. Otros, sin embargo, alertan acerca de la urgencia del área médica y advierten sobre posibles consecuencias en caso de no volver pronto. 

    La Asociación de Dentistas de Estados Unidos determinó la reapertura de las actividades del sector el 19 de junio en todos los estados del país. Desde entonces, los profesionales de la salud bucal siguen estrictos procedimientos para proteger su salud y la de los pacientes en el ejercicio de su trabajo diario. 

    Para ello, elaboraron un protocolo en el que se indica que en la sala de espera las personas deberán utilizar mascarilla y se quitarán objetos que faciliten el contagio, como las revistas o los juguetes para los niños, además de la limpieza periódica correspondiente de las instalaciones e instrumentos.

    En España el servicio nunca fue suspendido por considerarse de carácter esencial, pero también se han tomado diversas precauciones en línea con las indicaciones señaladas por los organismos internacionales. 

    El Consejo General de Dentistas español elaboró el documento "Directrices de buenas prácticas en las clínicas dentales", donde se detallan los principios que garantizan "la protección de la salud de los trabajadores que se encuentran prestando los servicios en las clínicas dentales". 

    Entre las medidas, se sugiere la vestimenta de protección correspondiente, la frecuencia en el aseo de manos, y la envoltura con film plástico de los elementos que entren en contacto con el paciente, quien deberá dejar sus pertenencias fuera de la sala de atención. 

    Todd Bertman, dentista de la ciudad de Manhattan, Nueva York, contó a The New York Times que en su consultorio los médicos utilizan equipamientos que los protegen de pies a cabeza, con una bata especial, máscaras, guantes y gafas protectoras. 

    "Quitárselo es como salir de un traje espacial. Es muy molesto pero es lo que tenemos hasta encontrar una vacuna contra el virus", explicó. Pero ¿valen la pena todas estas precauciones?

    Ir al dentista en pandemia: ¿es conveniente?

    La naturaleza de la atención de la salud bucal implica un necesario contacto y cercanía con el paciente que puede ser más riesgosa que en otros rubros médicos.

    En España, por ejemplo, si bien el 90% de los dentistas empleados se encuentran trabajando, solo uno de cada cuatro realiza actividades aerolizantes —es decir, que dispersión de fluidos en el aire—, como el uso de la turbina o pulidor dental, según una encuesta realizada por la Sociedad Española de Salud Pública Oral (SESPO) y el Consejo General de Dentistas. 

    "Toda esa perforación y succión expone al dentista, más que al paciente, a salpicarse con secreciones de aerosol", dijo Laurie Anne Ferguson, decana de la Facultad de Enfermería y Salud de la Universidad de Loyola, Nueva Orleans, y enfermera practicante a The New York Times. 

    Para muchos profesionales de la salud, es conveniente evitar ir al dentista salvo que se trate de un asunto urgente. "Tenemos que preguntarnos, para todo lo que lo que hacemos, si se trata de algo realmente necesario, y asegurarnos de que no estamos contribuyendo a la transmisión del virus", dijo al mismo medio Peter Jüni, epidemiólogo de la Universidad de Toronto. 

    Todo lo que no es estrictamente urgente puede posponerse y, para quienes tienen consultas puntuales, hacerlas vía telefónica es una opción acertada, opinó Neetu Singh, directora del programa Health Care For All de Boston. 

    Aun así, Ferguson defendió la ida al dentista, en tanto se respeten las precauciones sanitarias pertinentes. "Cada vez hay más evidencia que demuestra que la salud bucal está conectada con la salud de todo lo demás en nuestro cuerpo", sostuvo. 

    Los riesgos de una mala salud bucal 

    El Consejo General de Dentistas español había advertido en febrero que en 2020 pueden aparecer 8.500 casos más de cáncer oral que en años anteriores, producto de una mala higiene bucal o por falta de diagnóstico precoz.

    Se trata de uno de los 10 cánceres más comunes del mundo y, en general, menos de un 30% de los casos se diagnostican a tiempo. La alimentación, el consumo de sustancias como tabaco o alcohol y, en especial, la visita frecuente al dentista son factores cruciales para prevenir o identificarlo a tiempo. 

    Etiquetas:
    COVID-19, dentista, pandemia de coronavirus
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook