En directo
    Salud
    URL corto
    Por
    0 03
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — Tras superar el pico de contagios por el nuevo coronavirus, varios países comenzaron a relajar las medidas de restricción impuestas para contener la pandemia del COVID-19. Pero desde hace unos días han aumentado los casos en algunas naciones, lo que vuelve a activar las alarmas sobre el virus.

    Con la disminución de los contagios llegaron las medidas de relajación para tratar de incentivar la recuperación económica, pero ya desde finales de mayo y con más incidencia en junio, se dieron rebrotes en países como Costa Rica, Arabia Saudí, Irán, Pakistán, EEEUU y por último China.

    Esto es algo que se esperaba y que podría suceder, según explicó a BBC Mundo Andrew Tatem, investigador de enfermedades emergentes de la Universidad de Southampton, en Reino Unido.

    "No estamos en una etapa en la que se elimina la enfermedad. Hay maneras de frenar la aparición de casos, pero para eso se necesita una vacuna, o que todo el mundo haya sufrido la enfermedad y tenga cierto tipo de inmunidad, y ese no es el caso", destacó Tatem.

    Según el científico, gran parte de la población "sigue siendo susceptible al virus, que sigue circulando por el mundo. Así que definitivamente esperamos que se produzcan más casos".

    China vuelve a ser centro de atención

    El pasado fin de semana la capital china volvió a los titulares relacionados con el coronavirus, después de que el más grande mercado mayorista de productos agrícolas de Pekín, Xinfadi, fuese cerrado para una desinfección, tras detectarse a varias personas que dieron positivo por COVID-19.

    El sábado se informó que todo el personal de Xinfadi —unos 1.500 empleados de administración y 4.000 arrendatarios—, será sometido a pruebas de ácido nucleico, según un comunicado emitido por las autoridades del mercado.

    Las autoridades del distrito de Fengtai, donde se encuentra la feria, crearon un centro anticrisis y ordenaron cerrar nuevamente las guarderías y las escuelas situadas en las inmediaciones de Xinfadi, además de endurecer el control en 11 complejos residenciales de la zona.

    Mientras que este lunes 15 de juni la ciudad china de Baoding, próxima a Pekín, declaró "una emergencia del período de guerra" debido al rebrote de COVID-19 en la capital.

    El comunicado oficial, que cita al centro operativo contra la epidemia, atribuye la activación del régimen del período de guerra a la necesidad de prevenir la propagación de los contagios en Baoding. La ciudad, de más de 11 millones de habitantes, mantiene un intenso flujo de mercancías y personas con la capital, situada a 147 kilómetros.

    Un total de 79 pacientes positivos por COVID-19 están hospitalizados ahora en Pekín, que en los 56 días previos al 11 de junio no registró un solo caso de transmisión local.

    Costa Rica en retroceso

    Tras implementar exitosas medidas para enfrentar la pandemia, Costa Rica logró frenar casi por completo el número de contagios a inicios de mayo. Pero las cosas comenzaron a cambiar a mediados de mes con un incremento exponencial de los casos, los que casi se duplicaron en menos de 30 días.

    El ministro costarricense de Salud, Daniel Salas, reconoció hace unos días que el país vive la "segunda ola" de contagios, la cual llegó cuando se implementaba la tercera fase de reapertura de la vida social y comercial.

    "En estos momentos estamos en la segunda ola pandémica (…) Tiene características diferentes a la primera. Estamos teniendo una focalización importante en trabajadores del sector agrícola, empresas empacadoras y con riesgo en el sector de la construcción", dijo Salas hace una semana.

    Irán, Pakistán, Arabia Saudí y EEUU

    También están viviendo una segunda ola de casos naciones como Arabia Saudí, Pakistán e Irán, las que supuestamente habían llegado a sus picos y comenzaban a disminuir los números de infectados.

    Durante los primeros días de junio, en Arabia Saudí se superaron los nuevos contagios y muertes de los meses previos. Algo similar ha ocurrido en Pakistán, que pasó de 70.000 a 125.000 casos tan solo en junio según BBC.

    A pesar de ello, el primer ministro paquistaní, Imran Khan, ha criticado repetidamente las medidas de confinamiento que considera perjudiciales para la economía.

    En tanto, Irán, luego de controlar el brote masivo del nuevo virus, tuvo un repunte en las últimas semanas, tras relajar las medidas restrictivas.

    Algo similar se está viviendo en diferentes partes de EEUU que han visto incrementar los casos tras la celebración del 'Memorial Day' el 25 de mayo. Las actividades de estos días, según los expertos, fueron el detonante para el aumento de casos en estados como Arizona, California, Florida y Texas.

    Otra posible causa pueden ser las protestas contra la brutalidad policial y el racismo, tras el asesinato del afroamericano George Floyd mientras se encontraba bajo custodia policial en Minneapolis, Minnesota, el 25 de mayo.

    Por todas estas razones la Organización Mundial de la Salud (OMS) insiste en que ningún país se descuide y "quite el pie del acelerador" para detener al coronavirus, pues la mayoría continúa susceptible.

    "Llevamos más de seis meses en esta pandemia, no es el momento de que ningún país quite el pie del acelerador", alertó el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, el 8 de junio.

    Muchos expertos han asegurado que hasta que no se obtenga una vacuna y la mayoría de la población esté inmunizada se podrán repetir rebrotes o nuevas olas del coronavirus. O como dijeron desde la OMS, podría volverse endémico y no irse nunca, por lo que habrá que acostumbrarse a convivir con el SARS-CoV-2.

    Etiquetas:
    Pakistán, China, Arabia Saudí, EEUU, Costa Rica, coronavirus
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook