En directo
    Salud
    URL corto
    0 70
    Síguenos en

    El distanciamiento social y la crisis económica, entre otros elementos propios de la coyuntura mundial actual, preocupan a los profesionales de la salud mental por las consecuencias psicológicas que pueden tener en las personas. El foco mayor está en el suicidio y los países latinoamericanos buscan dar respuestas para atender estos asuntos.

    La pandemia de COVID-19 ha transformado la cotidianeidad en diversos asuntos. Además de la problemática propiamente sanitaria, la crisis económica y el distanciamiento social son elementos claves de la nueva normalidad de la que tanto se ha hablado. 

    A nivel psicológico, uno de los puntos que preocupan particularmente a los profesionales de la salud mental es el suicidio, y varios estudios han apuntado a hacer hincapié en su prevención durante el tiempo en que se mantenga la emergencia sanitaria. 

    El estrés económico es uno de los factores que más preocupa a la población, íntimamente vinculado a la estabilidad emocional y, por ende, a la posibilidad del suicidio, según señala un informe de la revista de Psicología Psyciencia. 

    Otro factor importante, y de los más citados en la bibliografía científica, es el aislamiento social, que para la mayoría de las personas es un fenómeno nuevo. La reducción o falta de conexiones sociales asiduas son agravantes en circunstancias psicológicamente frágiles, en especial para aquellos que acostumbran a formar parte de comunidades específicas como las religiosas.

    Las dificultades para acceder a la salud, las enfermedades o problemas médicos, son elementos de suma relevancia a la hora de considerar un intento de autoeliminación, según Psycienia. En tiempos de saturación de los sistemas médicos y de preocupación por la presencia de un virus posiblemente letal, la atención psicológica cobra un carácter clave.

    La sobrecarga informativa sobre el COVID-19 muchas veces genera mayor ansiedad que soluciones. Si bien estar informado al respecto puede entenderse como una responsabilidad ciudadana, hay psicólogos que sostienen que, en exceso, puede resultar contraproducente. 

    Por todo esto, varios países de la región han implementado servicios de atención psicológica para todos aquellos que la requieran y, especialmente, orientados a quienes hayan considerado el suicidio.

    Atención psicológica en Latinoamérica

    México

    El Gobierno de México implementó líneas de apoyo psicológico telefónico a través de los siguientes números: 55 3601 7599 y 800 288 66 88. Además, varios centros médicos y de enseñanza ofrecen servicios gratuitos vía Whatsapp y correo electrónico, cuyos detalles se explican en el boletín gubernamental. 

    Además, el Instituto Tecnológico de Monterrey puso a disposición una línea telefónica de apoyo psicológico (800 813 9500) que atiende de 8 a 20 horas.

    Colombia

    Colombia tiene diversos números a los que acudir en caso de necesitar atención psicológica, y puedes encontrarlos en este documento

    Argentina

    Por su parte, Argentina cuenta con el Centro de Asistencia al Suicida (CAS), que atiende todos los días de manera telefónica y gratuita a través de la línea 135 para Buenos Aires o (011) 5275-1135 para el resto del país.

    Además, la Fundación Centro Psicoanalítico Argentino (FCPA) coordina consultas a través del 4822-4690- 4823-4941- 4821-2366 de lunes a sábado, de 9 a 19 hs. La Asociación Psicoanálitica Argentina (APA) abrió una línea de Emergencia por el COVID-19 para la comunidad y los profesionales de la salud. Vía WhatsApp al +54911-2240-5828, un profesional se ponga en contacto. 

    La Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA) puso a disposición un Servicio Atención Psicológica gratuito, que puede solicitarse vía web para que un profesional se contacte. 

    Bolivia

    El Colegio Nacional Oficial de Psicólogos de Bolivia lanzó a mitades de abril una aplicación en la que puede solicitarse atención psicológica.

    ​Además, está habilitado el Servicio de Primeros Auxilios Psicológicos al teléfono, organizado por la carrera de Psicología de la Universidad San Francisco Xavier (USFX), que cuenta con psicólogos voluntarios que atienden consultas vía Whatsapp. Aquí puedes ver los números disponibles. 

    Brasil

    El Consejo Federal de Enfermería (Cofen) de Brasil proporcionó un canal de consulta psicológica específicamente para los enfermeros que se encuentran trabajando en tiempos de pandemia. Se trata de un chat disponible en la página de Juntos Contra el Coronavirus, y está disponible las 24 horas. 

    Uruguay

    El Estado uruguayo también lanzó una línea de atención psicológica gratuita por motivo de la cuarentena. La gestión está a cargo de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE), que cuenta con 100 psicólogos voluntarios para atender las consultas a través del teléfono 0800 1920, según informó el medio local La Diaria. 

    El país cuenta desde hace dos años con otra línea telefónica que atiende específicamente los casos de personas que se encuentran contemplando la autoeliminación. Se trata de la Línea Vida (0800 0767), a la que podrán ser derivados aquellos quienes se manifiesten en esta línea.

    Etiquetas:
    salud mental, COVID-19, pandemia de coronavirus, suicidio
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook