En directo
    Salud
    URL corto
    0 40
    Síguenos en

    Las autoridades sanitarias de México han considerado que falta tiempo para que la curva de contagios en el país descienda y comience a estabilizarse. En ese sentido, el subsecretario de salud, Hugo López-Gatell, explicó la causa de que la mayoría de los estados se mantenga en semáforo rojo.

    "Si tomamos el conjunto de las curvas epidémicas, todavía no hemos llegado a ese punto máximo y, por lo tanto, que quede muy claro, todavía durante varias semanas más vamos a seguir anunciando día con día que hay más casos hoy que ayer", comentó.

    A la par de esta advertencia, López-Gatell resaltó que existen evidencias alentadoras sobre la posible reducción de los contagios en las próximas semanas. En particular, mencionó el caso del Valle de México, donde se identificó una reducción de 22 a 15% en el porcentaje de enfermos de COVID-19 en los últimos días.

    El subsecretario también dijo que la pandemia de COVID-19 se ha reducido en los estados de Sonora, Hidalgo, Querétaro, Yucatán y Guerrero, por lo que en las próximas semanas podrían comenzar a levantarse algunas restricciones en esas partes de México.

    Aun así, en la opinión de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la población mexicana debe extremar precauciones, puesto que la epidemia de COVID-19 está avanzando hacia su máximo apogeo en ese país. Sobre esto, el representante de la OMS y de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en México, Christian Morales dijo que el país está "viviendo uno de los momentos más complejos y más peligrosos de la epidemia, en donde varias entidades federativas, o bien están avanzando hacia la cima, algunas se encuentran en la cima y otras han empezado a descender, pero todavía muy cerca de la cima".

    "Entonces tenemos justamente una situación en donde el foco para la población tiene que ser respetar las medidas de sana distancia que dicta la semaforización en rojo que caracteriza a todas las entidades del Estado mexicano", agregó.

    Morales también llamó a la población a extremar precauciones a pesar de que la Jornada Nacional de Sana Distancia concluyó el 31 de mayo en México. Asimismo, alertó que, mientras no haya una vacuna contra el virus SARS-CoV-2, las medidas de prevención e higiene deberán aplicarse en los próximos 18 a 24 meses.

    Aunque el representante de la OMS y la OPS consideró como positiva la estrategia seguida por el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, advirtió que las autoridades no deben bajar la guardia. En específico, señaló el peligro que corren los estados fronterizos del norte de México, ya que su cercanía con Estados Unidos conlleva un peligro extra.

    A su vez, el asesor en Emergencias de la OMS, Jean-Marc Gabastou, consideró que México debe incrementar el número de pruebas de detección del COVID-19 antes de reabrir su economía. También instó a las autoridades del país latinoamericano a igualar la información de laboratorios públicos y privados sobre las pruebas realizadas para mejorar su desempeño en el diagnóstico y atención de la epidemia.

    "Ahí sí tenemos que detectar de manera inmediata la emergencia de cualquier sospecha de caso para evitar que esta chispa local se transforme en un incendio y emergencia de la enfermedad", indicó Gabastou.

    Hasta el 11 de junio, la Secretaría de Salud de México registra 129.184 casos confirmados acumulados de la COVID-19. Del mismo modo, informó que han fallecido 15.357 personas por esta enfermedad.

    Etiquetas:
    pandemia de coronavirus, pandemia, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook