En directo
    Salud
    URL corto
    0 132
    Síguenos en

    Actualmente, más de 120 grupos trabajan exhaustivamente en el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus SARS-CoV-2 alrededor del mundo. Algunos de estos preparativos ya están en fase de pruebas en humanos.

    De momento, la pandemia de COVID-19 ya ha contagiado a más de 4,2 millones de personas y les ha quitado la vida a casi 300.000, de acuerdo con los datos más recientes de la Organización Mundial de Salud (OMS). Según el organismo, la colaboración y los esfuerzos para crear una vacuna capaz de evitar la enfermedad que azota el mundo se llevan a cabo "en una escala nunca antes vista".

    Actualmente, ocho posibles vacunas se encuentran en la fase de evaluación clínica, "un paso crítico" para su aprobación, según la OMS. En esta fase, los preparados, después de un extensiva investigación, finalmente se empiezan a probar en humanos. La mayoría de las iniciativas aprobadas para esta fase son estadounidenses o chinas, pero también hay proyectos alemanes y británicos.

    En abril pasado, Estados Unidos dio inicio a la operación Warp Speed para acelerar el desarrollo de una vacuna contra el COVID-19. El objetivo de la iniciativa de la Administración Trump es preparar 300 millones de dosis de vacuna para enero de 2021.

    La vacuna en desarrollo en la Universidad de Oxford podría estar disponible ya a finales de este año, pero la velocidad de los resultados depende de la tasa de transmisión. Si sigue siendo alta, como ahora, será posible obtener suficientes datos para saber si la vacuna funciona en tan solo un par de meses, pero si los niveles de transmisión disminuyen, podría tomar hasta seis meses, detalló la institución.

    Normalmente, una vacuna puede llevar años o, incluso, décadas para fabricarse. El largo proceso se debe a que es necesario probar a fondo cualquier nuevo tratamiento médico para garantizar su seguridad antes de que pueda distribuirse a la población. La vacuna contra la parotiditis, considerada la más rápida en ser aprobada, tardó cuatro años entre el inicio de su investigación y la aprobación para el uso a larga escala en 1967.

    La alta mortalidad del COVID-19 hace que la investigación y el desarrollo de una vacuna sea extremadamente acelerada. Según subrayó Reuters, "el objetivo es tener una vacuna identificada, probada y disponible en una escala de cientos de millones de dosis en solo entre 12 y 18 meses".

    Etiquetas:
    vacunación, vacuna, COVID-19, pandemia de coronavirus, coronavirus
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook