En directo
    Salud
    URL corto
    España concreta el plan para iniciar la desescalada gradual del confinamiento (207)
    0 60
    Síguenos en

    La aparición en varios países europeos de casos de niños con cuadros clínicos inflamatorios graves hace temer una posible relación con la enfermedad COVID-19. Pese a requerir hospitalización, los expertos subrayan la incidencia "extremadamente infrecuente" de estas dolencias, de las que España ha registrado hasta ahora un número muy escaso.

    La detección de cuadros inflamatorios multisistémicos que requieren ingreso en la UCI está causando especial preocupación entre los especialistas. En España el número de menores afectados por esta suerte de shock pediátrico todavía es muy reducido, pero el registro de casos similares en Reino Unido e Italia ha provocado la inquietud en la comunidad médica, que está analizando una posible vinculación con la pandemia de COVID-19.

    Síntomas preocupantes

    El 28 de abril la Asociación Española de Pediatría (AEP) remitió un comunicado interno "a los profesionales pediatras y a otros médicos" titulado Alerta sobre casos de shock pediátrico para ponerles en situación respecto de la sintomatología inusual y grave detectada en algunos niños y adolescentes durante las dos últimas semanas tanto en España como otros países europeos.

    La AEP hace un llamamiento a la calma, subrayando que el modelo pediátrico español está perfectamente capacitado para actuar ante los primeros síntomas de esta dolencia, que por el momento se da en el país de manera "muy infrecuente". Esta organización, que agrupa a más de 14.000 pediatras en todo el país, afirma que el cuadro clínico que está coincidiendo en el tiempo con la pandemia de COVID-19 "se caracteriza por fiebre, vómitos, inicialmente o puede debutar solo con dolor abdominal, exantema en la piel, los ojos enrojecidos y mal estado general". Su causa es desconocida, pero "puede estar desencadenada por infecciones bacterianas y tiene un tratamiento bien establecido".

    Los síntomas de este shock pediátrico son compatibles con la enfermedad de Kawasaki o el síndrome de shock tóxico. El problema es que el cuadro de inflamación multisistémica se ha observado tanto en menores que han dado positivo por COVID-19 como en menores que han dado negativo, si bien en algunos de estos últimos se han detectado anticuerpos contra el virus SARS-CoV-2. Tanto es así que la AEP recomienda a los pediatras valorar cada caso con "alto índice de sospecha" para su posterior derivación al hospital.

    Sin evidencia suficiente para conectarlo con el COVID-19

    La inflamación es un mecanismo de respuesta que pone en marcha el sistema inmunitario en el cuerpo para luchar contra los patógenos, también contra el virus SARS-CoV-2. La enfermedad de Kawasaki y el shock tóxico activan igualmente los procesos inflamatorios.

    Fernando Simón, jefe del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, que es también el portavoz del gabinete técnico del Ministerio de Sanidad para la gestión de la crisis del coronavirus en España, sostiene que todavía es pronto para valorar si los síntomas similares al shock pediátrico o al síndrome de Kawasaki están asociados con el virus SARS-CoV-2. Simón respondía así en rueda de prensa ante la inquietud suscitada por la circular que el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido (NHS) ha difundido a los medios ante la creciente preocupación por el surgimiento de "un síndrome inflamatorio relacionado con la COVID-19 u otro patógeno infeccioso todavía no identificado".

    Los menores ingresados con estos síntomas no están siendo tratados como si padecieran COVID-19; se les administran fármacos para dolencias digestivas. La enfermedad de Kawasaki hace que los vasos sanguíneos se inflamen, lo cual puede derivar en hipotensión o complicaciones cardíacas de no ser atajada a tiempo, como la taquicardia. El shock tóxico es una infección que afecta a diferentes órganos internos. En cualquier caso, no son patologías nuevas y su impacto es muy minoritario.

    La mayoría de los casos reportados en España no han requerido hospitalización, pues los niños han cursado infecciones leves en sus propios domicilios sin complicaciones posteriores. El dato a tener en cuenta no es el número, sino su consignación para su tratamiento, así como su coincidencia con la pandemia de coronavirus. David Andina, pediatra de Urgencias del hospital Niño Jesús de Madrid ―el de referencia en la comunidad de Madrid para menores― afirma en la red Twitter que la mayoría de cuadros es leve y la proporción de ingresos es baja: "Cada semana entre 7-13 niños precisan ingreso en UCIP en toda España".

    Tema:
    España concreta el plan para iniciar la desescalada gradual del confinamiento (207)
    Etiquetas:
    pediatría, hospitalización, inflamación, pandemia de coronavirus, coronavirus en España, coronavirus
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook