07:40 GMT21 Septiembre 2020
En directo
    Salud
    URL corto
    El coronavirus en Rusia (199)
    1221
    Síguenos en

    Varias personas que fueron internadas por contagio de coronavirus en Rusia cuentan su experiencia con los síntomas del COVID-19 desde los más leves hasta los más dolorosos.

    Cada día se detectan más casos de COVID-19 en Rusia mientras los médicos se enfrentan a un trabajo titánico para salvar las vidas de los contagiados, los cuales, pueden experimentar desde un contagio asintomático hasta presentar síntomas tan graves que pueden llegar a necesitar de un respirador para seguir con vida.

    Evguenia de 34 años recuerda en una entrevista con el medio ruso Izvestia que fue internada en un hospital con una neumonía bilateral con sospechas de coronavirus y una fiebre de 39,6 grados que no bajó en cinco días consecutivos.

    "El primer test me lo hicieron unos días después de que presentara los síntomas. Todo empezó con una tos seca y me dolía respirar, sentía como si tuviese arena en el pecho. La fiebre se elevó y no bajaba, pero no sentía dolor en la garganta y tampoco tenía mocos, simplemente sentía debilidad y dolor en el cuerpo acompañado de un desorden gastrointestinal", cuenta Evguenia.

    La joven relata que ocho días después, los médicos lograron controlar la fiebre, aunque seguía con dolor en el pecho, náuseas y el sentido del gusto cambió, pues todo lo que consumía le parecía tener un sabor amargo o hasta podrido.

    "Cuando te acuestas por la noche eres incapaz de dormir por la fiebre y el dolor, escuchas el crujido de tus pulmones cada vez que respiras, como si alguien estuviera arrugando un papel o una bolsa. Cada vez que me daba un ataque de tos me asfixiaba y se me saltaban las lágrimas pensando que no volvería a casa", concluyó.

    Después de semanas de permanecer internada en el hospital, la joven moscovita fue dada de alta tras recuperarse, aunque al describir su experiencia recordó en carne propia cómo sintió la sensación de que podía haber muerto del COVID-19.

    Anna Kovaliova de 36 años recuerda que su primer síntoma fue una fiebre de 38 grados y en solo 10 días perdió completamente el sentido del olfato, aunque no tenía problemas de tos ni de respiración, por lo que aún continúa en cuarentena estricta sin salir de su casa según le recomendaron los médicos.

    Mientras Viktoria de 50 años y sus hijos de 25 y 18 años se dieron cuenta de que estaban contagiados al presentar los síntomas típicos del coronavirus.

    "Los síntomas fueron clásicos, un fuerte aumento de fiebre, signos generales de intoxicación, malestar, congestión nasal sin goteo y pérdida completa del olfato. Estos síntomas se presentaron en diferente intensidad en cada uno", exclamó Viktoria.

    Varios pacientes con sospechas de contagio o al dar positivo en las pruebas de COVID-19 coincidieron en que los síntomas más frecuentes del virus son la fiebre por encima de los 38 grados, nariz congestionada sin mucosidad, tos seca, pérdida del olfato y pérdida del sentido del gusto, entre otros.

    Al momento de esta publicación, Rusia ha confirmado más de 47.000 casos de COVID-19, con al menos 405 fallecidos y al menos 3.446 pacientes recuperados, según el centro operativo nacional para la lucha contra la propagación del virus.

    Tema:
    El coronavirus en Rusia (199)
    Etiquetas:
    salud, cuarentena, síntomas, COVID-19, pandemia de coronavirus, coronavirus, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook