En directo
    Salud
    URL corto
    0 30
    Síguenos en

    Un sinfín de sentires pueden despertarse mientras transitamos la pérdida de la normalidad y la cuarentena, la inconexión con los queridos pero al mismo tiempo la hiperconexión con lo 'online'. Incertidumbre, quizá ese sea el sentimiento global al que nos ha arrastrado la pandemia de COVID-19, ¿o será dolor? ¿Cómo llamar eso que estamos sintiendo?

    Llámese como se llame, eso que nos está golpeando nos está golpeando fuerte. La avalancha informativa sobre el coronavirus (que contiene en su mayoría noticias negativas y preocupantes), el encierro y la infinidad de dificultades que estamos atravesando, podría hacernos creer que pronto llegará el apocalipsis y hacernos sentir miedo. ¿Cómo salvarnos del pánico si el sentir pareciera ser colectivo? 

    Acompañados o estando sólo con nosotros mismos, lo importante es empezar por uno, permitiéndonos sentir lo que sentimos para después seguir adelante. A simple vista la respuesta podría parecer sencilla, pero probablemente a muchos nos resulte muy complejo aplicar lo dicho. 

    El prestigioso tanatólogo (disciplina que estudia lo relacionado a la muerte) y experto en duelo David Kessler explicó que si las personas nos permitimos nombrar eso que sentimos, podremos transitarlo y pasar al siguiente sentimiento sin ansiedad, sólo sintiendo realmente la pena, la angustia, el enojo, la impotencia, la soledad, según publicó la Harvard Business Review.

    ¿Por qué es importante transitar el duelo?

    Kessler plantea que podríamos estar sintiendo una "pena anticipada": ese sentimiento que tenemos cuando no estamos seguros sobre lo que nos depara el futuro. "Con un virus, este tipo de dolor es muy confuso para la gente. Nuestra mente primitiva sabe que algo malo está sucediendo, pero no puede verlo. Esto rompe nuestro sentido de seguridad", puntualizó.

    Aceptar qué está sucediéndonos, dice Kessler, es lo que nos permitirá seguir adelante, sobrevivir al dolor y la incertidumbre. 

    El experto identifica seis etapas en el proceso: la negación (¿acaso no has pensado 'este virus no me afectará?); le sigue el enojo (estás obligado a quedarte en casa y cambiar tu cotidianidad); después hay regateo (piensas que si te quedas en casa y te lavas las manos por dos semanas todo volverá a ser normal); luego llega la tristeza (te das cuenta que no sabes cuándo terminará esta pesadilla), y finalmente, lo aceptas (está sucediendo, tengo que averiguar cómo proceder).  

    "La aceptación –señala Kessler– es donde está el poder. Encontramos el control en la aceptación. Puedo lavarme las manos. Puedo mantener una distancia segura. Puedo aprender a trabajar virtualmente", agrega.

    Poder nombrar la pena nos ayuda a sentir lo que está dentro de nosotros aunque nos hayamos dicho que no deberíamos sentir lo que estamos sintiendo porque seguramente alguien la esté pasando peor, asegura Kessler. 

    "Podemos, deberíamos, detenernos en el primer sentimiento. Yo me siento triste. Déjame estar cinco minutos sintiéndome triste. Tu trabajo es sentir tu tristeza y tu miedo y tu rabia tanto si alguien más está sintiendo algo como si no. Luchar contra ello no ayuda porque tu cuerpo está produciendo el sentimiento. Si permitimos que los sentimientos sucedan, sucederán de manera ordenada, y eso nos da poder. Entonces no somos víctimas", concluye.

    El experto reconoce que el duelo no es un proceso fácil, pero también hace hincapié en que la ansiedad que sentimos por apenarnos de forma anticipada puede ser controlada si nos concentramos en el presente. 

    "Puedes nombrar cinco cosas en la habitación. Hay un ordenador, una silla, una foto del perro, una alfombra vieja y una taza de café. Es así de simple. Respira –explica Kessler–. Date cuenta de que en el momento presente, nada de lo que has anticipado ha sucedido. En este momento, estás bien. Tienes comida. No estás enfermo. Usa tus sentidos y piensa en lo que sientes: el escritorio es duro, la manta es suave. (...) Esto realmente funcionará para amortiguar algo de ese dolor".

    Etiquetas:
    salud mental, cuarentena, duelo, dolor, COVID-19, coronavirus
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook