En directo
    Salud
    URL corto
    1468
    Síguenos en

    La planificadora de eventos Lior Ofir Schwartz decidió examinar su estado de salud después de que pasase meses sin tener relaciones sexuales con su pareja. Cada vez que practicaban sexo sufría un dolor insoportable en el área de sus genitales.

    Las molestias se intensificaban cuando se sentía estresada, antes de que se acostase y a la hora tener sexo con su pareja, Jonathan. A veces las molestias eran tan intensas que tenían que parar. La mujer reveló su historia en una entrevista con el portal británico Unilad. 

    "Tenía el síndrome de piernas inquietas. Me siento excitada en circunstancias no sexuales. La mejor manera de explicarlo es como si tuviera un picor y no poder rascarme", explicó, agregando que fue diagnosticada con el síndrome de excitación sexual persistente. Además, desarrolló una disfunción en el suelo pélvico y cistitis intersticial. 

    Como resultado, la mujer tuvo que someterse a una terapia física e intentar así aliviar sus síntomas. Durante todo este tiempo Jonathan la apoyó y asimiló el hecho de que no podían mantener relaciones sexuales mientras su media naranja estaba luchando contra la enfermedad.  

    Посмотреть эту публикацию в Instagram

    Публикация от Lior Ofir (@lior.0fir)

    "Siempre ha manejado mi condición con paciencia y comprensión. Nunca me ha metido prisa ni me ha estresado (...) Siempre me ha apoyado durante mi fisioterapia, psicoterapia y las demás visitas al médico", aseveró.

    Tras seis años de lucha, Schwartz se sometió finalmente a un procedimiento durante el que le inyectaron botox en su nervio pudendo. En septiembre del 2019 la mujer pasó por una vestibulectomía, operación quirúrgica en cuyo transcurso los médicos extraen el himen y la piel vestibular.  

    Посмотреть эту публикацию в Instagram

    Публикация от Lior Ofir (@lior.0fir)

    Hasta ahora la mujer, de 28 años, continúa utilizando un dilatador 15 o 30 minutos antes de tener sexo para hacer que la experiencia sea más cómoda. Schwartz espera que, al compartir su historia con el medio, esté enseñando a las demás chicas que existen formas de seguir adelante a pesar del dolor y que siempre se puede encontrar luz a final del túnel.

    "Mi esperanza es proporcionar respuestas y, en cierto modo, inspirar a otras a superar el dolor (...) El síndrome de excitación sexual persistente y el dolor pélvico son cada vez más reconocidos. Quiero que la gente entienda que aún puedes vivir tu vida (...) Lucha contra el dolor y encuentra tu pasión, no dejes que te detenga", concluyó.
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook