En directo
    Salud
    URL corto
    Por
    2472
    Síguenos en

    A partir de la pandemia asociada con el coronavirus SARS-CoV-2, especialistas de todo el mundo han concentrado sus esfuerzos en el desarrollo de nuevos medicamentos para enfrentar a la COVID-19. Sobre esto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguró que 52 vacunas contra esta enfermedad se encuentran en desarrollo.

    Países como China, Rusia y Estados Unidos afirman que ya hay avances significativos en el desarrollo de vacunas, pero también hay casos en Suiza, Brasil y México que anuncian investigaciones propias a fin de acelerar las inoculaciones a nivel local.

    Aunque los pronósticos más optimistas apuntan a que este medicamento estaría disponible hasta 2021, los avances dados a conocer en los últimos días brindan esperanzas sobre la posibilidad de reducir los contagios en el futuro. A continuación, Sputnik destaca los casos más relevantes a nivel mundial y la etapa en que se encuentran.

    China

    El 18 de marzo, el Ministerio de Defensa de China dio a conocer que estaba listo para iniciar pruebas en humanos de una nueva vacuna contra el SARS-CoV-2. La información fue publicada en Diario del Pueblo, periódico del Partido Comunista chino, quien también mencionó que el medicamento fue desarrollado por la empresa CanSino Biologics, en colaboración con la Academia Militar de Ciencias Médicas de China.

    Sin embargo, Sputnik también dio a conocer que existen más equipos en el país asiático que trabajan en el desarrollo de la misma vacuna. Una de ellas, elaborada por el Centro Chino para el Control y Prevención de Enfermedades, la Universidad Tongji de Shanghái y la empresa Sterminala, también está a la espera de iniciar las primeras pruebas en personas.

    Estados Unidos

    El 16 de marzo, la organización Kaiser Permanente, con sede en la ciudad de Seattle, comenzó las primeras pruebas en humanos de una vacuna experimental contra el coronavirus. A pesar de que este proyecto se saltó la fase de experimentación con animales, el doctor Anthony Fauci, inspector general del Departamento de Salud y Servicios Humanos, advirtió que, aun si la investigación no registra contratiempos, la vacuna estaría disponible en un lapso de 12 o 18 meses.

    No obstante, el 5 de abril una filial de los laboratorios Johnson & Johnson reveló que su proyecto para elaborar una vacuna para el coronavirus había tenido éxito en sus primeras etapas. A partir de un fondo otorgado por la Autoridad de Investigación y Desarrollo Biomédico Avanzado de los Estados Unidos, informó que espera tener los primeros lotes de la vacuna contra el coronavirus en septiembre, a fin de comenzar los ensayos clínicos en humanos.

    Asimismo, el 2 de abril un grupo de científicos de la Universidad de Pittsburgh publicó los resultados de las primeras pruebas de una vacuna contra el SARS-CoV-2 en ratones. Andrea Gambotto, uno de los autores del estudio, comentó a The Lancet que, a partir de su experiencia con el SARS-CoV y MERS-CoV, pudieron desarrollar una proteína que estimula la inmunidad contra estos virus. Ahora, este medicamento está a la espera de recibir la aprobación de la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos para comenzar las primeras pruebas en humanos.

    Rusia

    El 20 de marzo, el primer ministro de Rusia, Mijaíl Mishustin, anunció que los científicos de su país realizaban pruebas a seis fármacos que podrían funcionar como vacunas contra el coronavirus. A su vez, la Agencia Federal Médico-Biológica rusa adelantó que una vacuna desarrollada por ellos estaría lista en 11 meses. Los primeros ensayos clínicos están proyectados a iniciar en junio, donde se contempla la participación de 60 personas.

    Sin embargo, cabe destacar que, en opinión de epidemiólogos estadounidenses y australianos, la vacuna Calmette y Guérin, usada para frenar los contagios de tuberculosis en países como Rusia, podría servir para inocular contra el SARS-CoV-2.

    Las pruebas para verificar su eficacia han comenzado en Australia, tras notar que los países que no utilizan esa vacuna han sido de los más afectados por la enfermedad.

    Europa

    El 17 de marzo, los laboratorios alemanes CureVac y BioNTech anunciaron sus intenciones para comenzar a trabajar en la vacuna contra el coronavirus. La primera empresa había sido objeto de interés mundial días atrás, luego de que se mencionó que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se ofreció a comprarla a cambio de tener la exclusividad sobre la vacuna que esa empresa desarrollaba.

    Tras desmentir ese rumor, la Comisión Europea entregó a CureVac una aportación de 80 millones de euros, con el interés de acelerar las investigaciones que permitan el desarrollo de la vacuna. Por su parte, BioNTech anunció una alianza con la farmacéutica estadounidense Pfizer para el mismo fin.

    A su vez, el Gobierno de España anunció que aportaría 30 millones de euros a los laboratorios locales a fin de acelerar las tareas de investigación del SARS-CoV-2. Por lo pronto, la Universidad de Valencia y la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunidad Valenciana lograron elaborar los primeros genomas del virus, los cuales permitieron conocer las primeras mutaciones del coronavirus desde su salida de Wuhan, China.

    Igualmente, Suiza resaltó que cuenta con avances propios en el desarrollo de una vacuna. El 2 de abril, Martin Bachmann, jefe del departamento de Inmunología del Hospital Universitario de Berna, afirmó haber logrado aislar las secuencias iniciales del SARS-CoV-2. Por su parte, Peter Burkhard, inmunólogo de un laboratorio privado en Basilea, dijo que desarrolló una vacuna experimental sobre la base de una vacuna contra la malaria.

    América Latina

    El 18 de marzo, un equipo científico de la Universidad de Sao Paulo, Brasil, comunicó que se dedica al desarrollo de una vacuna contra el coronavirus a partir de partículas artificiales. Con base en ese enfoque, los investigadores esperan iniciar pruebas en animales en los próximos meses.

    Del mismo modo, investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) informaron el 1 de abril que también trabajan en el desarrollo del mismo fármaco. Laura Palomares Aguilera, investigadora en medicina molecular de la UNAM, reconoció que la investigación se encuentra en su etapa inicial, pero confió en que, una vez producida la vacuna, se logrará que México deje de importarla de otros países.

    A su vez, según informaron los científicos chilenos del Instituto Milenio de Inmunología e Inmunoterapia (IMII) el 24 de marzo, han iniciado la fase de la formulación de la vacuna. De acuerdo con sus cálculos, en dos meses podrían tener listo el primer prototipo.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook