En directo
    Salud
    URL corto
    El coronavirus en Rusia (203)
    1821
    Síguenos en

    El presidente de Rusia, Vladímir Putin, se dirigió a los rusos con motivo del brote de coronavirus que azotó ya a 170 países del mundo.

    La votación sobre las enmiendas constitucionales

    Durante su comparecencia, el presidente anunció que será necesario retrasar la votación sobre las enmiendas a la Constitución rusa debido a la pandemia de COVID-19, inicialmente fijada para el 22 de abril. Se eligirá una nueva fecha para la votación nacional sobre las enmiendas constitucionales.

    "Considero necesario aplazar la votación. Veamos cómo se desarrolla la situación en las regiones rusas y el país en su conjunto. Solo en base a la opinión de los expertos y a las recomendaciones de los médicos y de los especialistas decidiremos la nueva fecha", subrayó Putin.

    "Nuestra prioridad principal es la salud de los ciudadanos", insistió Putin.

    Las medidas de seguridad adicionales

    Además, el presidente dio las gracias al personal sanitario que lucha contra el coronavirus en el país. "Ahora están en la vanguardia de la defensa del país. Les agradezco de todo corazón por su labor abnegada", expresó. 

    Putin pidió a los ciudadanos rusos "prestar la máxima atención a las recomendaciones de los médicos y los órganos del gobierno".

    "En especial esto se refiere a los grupos más vulnerables, los adultos mayores y las personas con enfermedades crónicas", agregó.

    Anunció también que la primera semana de abril será no laborable. Se espera ralentizar el impacto de la pandemia favoreciendo que los ciudadanos se queden en sus casas.

    "Alargar los días no laborables permitirá reducir la propagación del coronavirus", dijo.

    Entre las medidas anunciadas figura el cierre de todos los establecimientos y negocios excepto de aquellos indispensables, como los centros de salud, las farmacias, las sucursales bancarias, el transporte público, las tiendas de alimentación o todos los órganos gubernamentales.

    Putin abogó por "hacer todo para mantener los ingresos de los ciudadanos, sobre todo de los empleados de pequeña y mediana empresa".

    "Encargo al Gobierno realizar un monitoreo permanente de la situación y en caso de necesidad, ampliar y corregir la lista de los sectores que necesitan apoyo", agregó.

    El presidente constató, además, que la economía mundial está sufriendo, y mucho, las consecuencias de la pandemia. En este sentido, el mandatario se mostró convencido de que su país soportará el embate de la infección y logrará reducir su impacto. Aunque reconoció que es imposible eliminar la infección en este momento.

    "Todas las medidas que se han adoptado y que se adoptarán van a funcionar y a dar resultado si trabajamos en equipo y entendemos la complejidad de la situación. Si el Gobierno, la sociedad y los ciudadanos actuamos juntos y hacemos todo lo que depende de cada uno de nosotros".

    El mandatario ruso agregó que la situación epidemiológica en el mundo "se desarrolla de forma grave", al recordar que "en numerosos países sigue creciendo el número de los enfermos".

    "Gracias a las medidas tomadas de antemano, en general por ahora logramos contener una propagación amplia y rápida de la enfermedad", destacó.

    Al mismo tiempo admitió que "Rusia debido a su posición geográfica no puede aislarse de la amenaza" del virus.

    "Cerca de nuestras fronteras están los Estados gravemente afectados por la epidemia, resulta imposible bloquear su ingreso a nuestro país", constató.

    Putin llamó al Gobierno a "trabajar de manera profesional, organizada y proactiva".

    Impuesto a los dividendos en las cuentas extranjeras

    Asimismo, el presidente sostuvo que todos los pagos en ganancias (en forma de intereses y de dividendos) que van a parar al extranjero desde Rusia y que acaban en Estados con ventajas fiscales deben estar sujetos al impuesto correspondiente.

    "En estos momentos dos tercios de estos pagos proceden de personas físicas concretas. Debido a diversos tipos de esquemas conocidos como 'de optimización', estos ingresos están sujetos a una tasa impositiva real de solo el 2%. Y ello mientras los ciudadanos, incluso aquellos con pequeños salarios, pagan un 13% de impuestos. Esto, por decirlo suavemente, no es justo", afirmó.

    "Por eso propongo a todos aquellos que acumulan ingresos en forma de dividendos en cuentas extranjeras contemplar una tasa impositiva para dichos dividendos del 15%. Naturalmente, esto requiere modificar los acuerdos sobre exención de doble carga impositiva que mantenemos con terceros países. Solicito al Gobierno iniciar los procedimientos necesarios. Si nuestros socios extranjeros no aceptan nuestra propuesta, Rusia abandonará estos acuerdos unilateralmente. Y empezaremos con aquellos países a través de los cuales circula un volumen significativo de recursos procedentes de Rusia, lo cual es especialmente sensible para nuestro país", dijo Putin en su discurso a la población.

    La estabilidad del mercado laboral

    Los empleadores deben garantizar la estabilidad del mercado laboral y prevenir el desempleo a la luz de la pandemia provocada por el nuevo coronavirus, declaró el presidente de Rusia.

    "Nuestra tarea más importante —me dirijo a todos los empleadores— es garantizar la estabilidad del mercado laboral y evitar una oleada de desempleo", dijo Putin.

    El mandatario aseguró que el "Estado ayudará a las empresas a resolver estas tareas".

    "También necesitamos tomar medidas adicionales, sobre todo para garantizar la protección social de los ciudadanos, la preservación de sus ingresos y empleos, así como prestar apoyo a las pequeñas y medianas empresas que emplean a millones de personas", agregó.

    En particular, el presidente ordenó reducir la tasa de primas de seguro del 30% al 15% para los salarios superiores al salario mínimo de los empleados de pequeñas y medianas empresas.

    La tasa reducida, explicó, se introduce no solo como una medida anticrisis, sino también como "un incentivo a largo plazo para que los empleadores aumenten el salario de sus empleados".

    Asimismo, Putin pidió al Banco Central de Rusia que estableciera un mecanismo para prolongar los préstamos hipotecarios y de consumo, así como los de los autónomos en los sectores afectados por el coronavirus.

    "Es difícil o simplemente imposible pagar la deuda como antes, cuando los ingresos disminuyen drásticamente", indicó.

    Además, el mandatario añadió que todas las prestaciones sociales "deben ser prorrogadas automáticamente en los próximos seis meses".

    Una moratoria para las quiebras de empresas

    Asimismo, Putin propuso establecer por un período de seis meses una moratoria al proceso de quiebra para las empresas que se encuentran en una situación difícil.

    "Se debe proteger de la quiebra a las empresas que se encuentran en una situación difícil, por tanto propongo establecer por un período de seis meses una moratoria para que los acreedores presenten solicitudes de quiebra de compañías, así como de cobro de deudas y multas", dijo.

    El mandatario ruso enfatizó que las medidas se aplicarán a compañías de los sectores que se vieron más afectados por la actual situación difícil relacionada con el brote del nuevo coronavirus y el reciente fracaso del pacto OPEP+.

    En las últimas 24 horas, 163 personas de 20 regiones de Rusia han sido diagnosticadas con coronavirus, informó la viceprimera ministra, Tatiana Gólikova. Hasta el momento, el número de contagios con coronavirus aumentó hasta 658 personas, mientras que 112.000 personas se encuentran en cuarentena y 29 pacientes fueron dados de alta. 

    A escala global, los casos detectados de infección por el nuevo patógeno se aproximan a 428.000, incluidos alrededor de 19.000 fallecimientos y 109.000 altas médicas, según la universidad estadounidense Johns Hopkins.

    Tema:
    El coronavirus en Rusia (203)
    Etiquetas:
    Vladímir Putin, coronavirus
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook