En directo
    Salud
    URL corto
    0 280
    Síguenos en

    Pese a las malas noticias y el oscuro panorama en torno al COVID-19, hay algunos países (además de China) que han logrado contener la propagación del virus. Desde un pequeño pueblito italiano hasta Corea del Sur, los Gobiernos han implementado estrategias agresivas, diversas en forma y muy similares en contenido.

    Mientras leas estas líneas es probable que el coronavirus ya haya infectado a más de medio millón de personas en el planeta. Sin embargo, en China, donde en diciembre de 2019 fueron identificados los primeros casos de COVID-19, cada vez hay menos nuevos casos de contagio

    Ahora que el epicentro de la infección está en Europa, algunos países del viejo continente han experimentado un crecimiento exponencial en la cantidad de contagios. Italia es ejemplo de ello: en la última semana la cantidad de casos se duplicó. También ha habido un aumento pronunciado en Estados Unidos, donde sextuplicó. ¿Qué hacer ante la explosión?

    Aún no hay medicamento ni vacuna para el COVID-19, pero sí hay algunas estrategias que han demostrado ser eficientes contra su propagación: realizar test de diagnóstico a las personas. El mismísimo director general de la OMS, Adhanom Ghebreyesus, lo ha dicho en reiteradas ocasiones: "todos los países deberían ser capaces de probar todos los casos sospechosos. No pueden luchar contra esta pandemia con los ojos vendados".

    No todos los Gobiernos han podido seguir su recomendación y realizar tests de diagnóstico a toda la población, pero hay otros que sí. 

    ¿Cómo frenar el coronavirus?

    • Un pueblo en pleno epicentro de Italia

    La táctica de la OMS fue llevada a cabo al pie de la letra por un pequeño pueblito italiano. Testear y aislar completamente a todas las personas infectadas: así Vo Eugeneo logró eliminar las infecciones por COVID-19 en sólo unas semanas, a pesar de que su país duplicó el número de fallecimientos de China en tan solo un mes desde el primer deceso y sigue atravesando un crecimiento exponencial en el contagio de la enfermedad.

    Las banderas de Rusia e Italia en forma de corazones
    © Sputnik / El Ministerio de Defensa de la Federación Rusa
    Vo Eugeneo está en el norte de Italia, cerca de Venecia, en la provincia de Padua en el Véneto, y es el lugar donde a fines de febrero murió la primera persona en el país por COVID-19. Enseguida después, el Gobierno local decidió cerrar el pueblo por dos semanas y examinar a las 3.300 personas que viven allí. 

    Según recopiló el portal de noticias científicas Live Science, la prueba masiva reveló que cerca del 3% de los residentes estaban infectados con el virus, pero que la mitad no mostró ningún síntoma. Después del estricto cierre y cuarentena de las personas infectadas el porcentaje de los casos se redujo a 0,25%, y hoy es cero. 

    "La lección que aprendimos es que aislando todos los casos positivos, estuvieran o no enfermos, pudimos reducir la transmisión en un 90%, dijo a Radio Francia Internacional Andrea Cristani, profesor de microbiología de la Universidad de Padua en Italia que ayudó a realizar las pruebas.
    • El desafío de Corea del Sur

    Aquí es cuando nos damos cuenta que la cercanía geográfica no debería ser un obstáculo inderribable cuando se trata de reducir el número de contagios por COVID-19. Corea del Sur nos lo demuestra: pese a su mayor potencial de exposición, han logrado reducir el nivel de propagación del virus aun más que países muchísimo más lejos. 

    En Corea del Sur, país que es habitado por casi 52 millones de personas, registró una gran cantidad de contagios en comparación a otros países con mayor población, como Japón, donde hay 127 millones de habitantes. Para tener una idea: el 24 de marzo había 9.037 casos de COVID-19 identificados por el Gobierno surcoreano, mientras que el Gobierno nipón identificó 1.128 casos. 

    A pesar de la elevada cifra, Corea del Sur registró un aumento de sólo 624 desde el 18 de marzo. El Gobierno de Moon Jae-In ha logrado reducir drásticamente los nuevos contagios y los fallecimientos tras aplicar una estricta estrategia de rastreo, diagnóstico y contención de los casos positivos. 

    Hasta el momento, se han realizado 34.582 test, de los que 2,7% de los concluidos (333.142) dieron positivo, según información publicada por Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur (KCDC, por sus siglas en inglés). 

    Con la información que arroja el test, se clasifica a los nuevos infectados en cuatro grupos con el fin de diferenciar los cuadros clínicos de más a menos graves, y así se prioriza la hospitalización en los casos más severos, informó France 24. Después, realizan un seguimiento de los síntomas de cada infectado, y se controlan las áreas de aislamiento. A todo esto se le suma la capacitación constante de los profesionales de la salud.

    La medida ha sido tan efectiva que incluso el Gobierno argentino consultó a Corea del Sur para aprender de su estrategia y aplicarla en el país.

    Etiquetas:
    Organización Mundial de la Salud, diagnóstico, enfermedad, Italia, Corea del Sur, coronavirus, COVID-19
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook