En directo
    Salud
    URL corto
    1171
    Síguenos en

    Un nuevo estudio sugiere que la razón por la cual las personas del sexo masculino viven menos que las del sexo femenino es la genética, más específicamente, el cromosoma sexual.

    Científicos de la Universidad de Nueva Gales del Sur, en Australia, llevaron a cabo una extensa investigación académica para poner a prueba la llamada 'hipótesis del X indefenso'. Esta teoría sugiere que el cromosoma Y en sexos heterogaméticos —es decir en aquellos con cromosomas sexuales XY (macho) en lugar de XX (hembra)— es menos capaz de proteger a un individuo de los genes dañinos expresados en el cromosoma X.

    "La hipótesis sugiere que, dado que el cromosoma Y es más pequeño que el cromosoma X y, en algunos casos, está ausente, es incapaz de 'ocultar' un cromosoma X que porta mutaciones dañinas, lo que puede exponer al individuo a amenazas a la salud", explicó Phys.org.

    Aún de acuerdo con la teoría, este problema no existe en un par de cromosomas homogaméticos (XX), ya que un cromosoma X sano puede reemplazar a otro X con genes perjudiciales y, así, garantizar que esos genes dañinos no se expresen. Esto maximizaría la duración de la vida del organismo.

    Tras examinar los datos acerca de la expectativa de vida de un largo grupo de especies animales, Zoe Xirocostas, autora principal del estudio, considera que la 'hipótesis del X indefenso' se sostiene.

    "Analizamos los datos sobre la esperanza de vida no solo de primates, otros mamíferos y aves, sino también de reptiles, peces, anfibios, arácnidos, cucarachas, saltamontes, escarabajos, mariposas y polillas, entre otros. Y descubrimos que en esa amplia gama de especies, el sexo heterogamético tiende a morir antes que el sexo homogamético. Un 17,6% más temprano en promedio", detalló la científica.

    Además, se descubrió que en especies en que los individuos de sexo homogamético son los machos en lugar de las hembras, los que viven menos son los ejemplares del sexo femenino, lo que corrobora la veracidad de la hipótesis.

    Sin embargo, en estas especies, la diferencia de longevidad entre machos y hembras es menor. Es decir los machos heterogaméticos viven menos que las hembras heterogaméticas, cuando los comparamos con el sexo opuesto de su especie. Esto indica que, además de los cromosomas sexuales, existan otros aspectos que hacen que los machos sean menos longevos.

    Etiquetas:
    genética, cromosomas, longevidad, hombres, mujeres
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook