En directo
    Salud
    URL corto
    0 91
    Síguenos en

    A un hombre australiano le tuvieron que amputar parte de su pene a causa de problemas renales que se complicaron y provocaron gangrena en su órgano reproductor.

    Los médicos descubrieron el problema cuando el paciente, de 43 años, acudió al hospital a la cita de diálisis rutinaria para tratar su insuficiencia renal. Al examinar al paciente, los doctores localizaron un principio de gangrena en la glande.

    Para evitar que el problema se propagara, los cirujanos se vieron obligados a amputar parte de la glande, que ya tenía un color blanquecino y manchas negras. Fueron necesarias dos operaciones para detener la gangrena. Realizaron un injerto de piel para reconstruir la parte del órgano removida.

    La gangrena surgió debido a una calcifilaxia, enfermedad en la que el calcio se acumula en el interior de los vasos sanguíneos, impidiendo así la circulación de la sangre. En este caso, probablemente surgió como consecuencia de la insuficiencia renal.

    "La mayoría de los pacientes que desarrollan calcifilaxia del pene progresan a gangrena y sepsis", detalla el informe del caso, publicado en la revista BMJ Case Reports.

    La calcifilaxia peneana es una enfermedad considerada bastante rara. Desde que fue observada por primera vez, en 1997, solamente 81 casos han sido registrados en lengua inglesa.

    Pese a que perdió una parte de su órgano reproductivo, el australiano, cuya identidad ha sido mantenida en secreto, ha tenido relativa suerte, ya que la calcifilaxia peneana es altamente mortal, causando la muerte de seis de cada 10 personas afectadas por ella, detalló Daily Mail.

    Etiquetas:
    amputación, pene
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook