Widgets Magazine
En directo
    Los combates durante la Segunda Guerra Mundial

    Esta es la 'penicilina rusa' que ayudó a los soldados soviéticos durante la guerra

    © Sputnik / RIA Nóvosti
    Salud
    URL corto
    121092

    Hoy podemos encontrar esta poderosa especie en cualquier cocina, pero lo que muchos desconocen es cómo sirvió de antibiótico a los soldados soviéticos durante la Segunda Guerra Mundial. Te contamos de qué se trata.

    Conocido como la 'penicilina rusa', el ajo fue un gran aliado de los soldados soviéticos  durante la Segunda Guerra Mundial, o como se la conoce en la historiografía rusa, 'Gran Guerra Patria', durante la cual el Ejército ruso se vio obligado a utilizar el ajo macerado de forma masiva.

    Apreciado por sus efectos antibacterianos, el ajo junto a las cebollas y cebollinos es un miembro de la familia de las liliáceas. Más allá de sus propiedades medicinales, conocidas desde hace siglos, esta especie tiene un elevado contenido nutricional.

    En 1916 el Gobierno británico comenzó a utilizar masivamente el ajo como antibiótico debido a la inexistencia de penicilina y los miles de muertos que generó la precariedad de la Primera Guerra Mundial. Aunque el descubrimiento de la penicilina en 1928 por el bacteriólogo escosés Alexander Fleming no respondía a los intereses de los Ejércitos, la necesidad imperiosa de curar a los heridos durante la Segunda guerra mundial hizo que se ordenara la producción masiva del medicamento. Pero ante su escasez o ausencia, el consumo de ajo se hacía vital.

    Durante la época de los faraones, también se conoce que el ajo formó parte de la dieta diaria de los que construyeron las pirámides para que se mantuvieran sanos y fuertes.

    A lo largo de la historia, el ajo ha sido considerado un remedio confiable para epidemias como cólera y tuberculosis. Además, ha sido utilizado para curar infecciones, virus, bacterias y hongos, ya que refuerza el sistema inmunológico de las personas.

    El ajo es junto con la cebolla, el romero, el jengibre, el orégano, el tomillo y la equinácea, de los mejores antibióticos que ofrece la naturaleza.

    Te puede interesar: Los ingredientes tóxicos que debes evitar en tus cosméticos

    Etiquetas:
    penicilina, ajolotes, antibióticos, medicina, Segunda Guerra Mundial, América Latina, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik